• SÓLIDA VICTORIA DE CUPRA EN URUGUAY, EN LA PRUEBA FINAL DE LA SEGUNDA TEMPORADA DE EXTREME E

    SÓLIDA VICTORIA DE CUPRA EN URUGUAY, EN LA PRUEBA FINAL DE LA SEGUNDA TEMPORADA DE EXTREME E


    Publish In: Competición
  • PEPE LÓPEZ Y BORJA ROZADA, LOS NUEVOS REYES DEL S-CER

    PEPE LÓPEZ Y BORJA ROZADA, LOS NUEVOS REYES DEL S-CER


    Publish In: Competición
  • El Hyundai Elantra N TCR sella los títulos de pilotos y equipos de 2022 en el FIA WTCR

    El Hyundai Elantra N TCR sella los títulos de pilotos y equipos de 2022 en el FIA WTCR


    Publish In: Competición
  • COR EUSER DOMINA LAS DOS HORAS DE CARRERA DEL GT-CER EN BARCELONA

    COR EUSER DOMINA LAS DOS HORAS DE CARRERA DEL GT-CER EN BARCELONA


    Publish In: Competición
  • TOYOTA GAZOO RACING IBERIAN CUP: SERGI FRANCOLÍ Y MARÍA SALVO, CAMPEONES DE LA COPA MONOMARCA DE TOYOTA

    TOYOTA GAZOO RACING IBERIAN CUP: SERGI FRANCOLÍ Y MARÍA SALVO, CAMPEONES DE LA COPA MONOMARCA DE TOYOTA


    Publish In: Competición
  • TOYOTA GAZOO RACING PRESENTA SU EQUIPO DE COMPETICIÓN EN CIRCUITO PARA 2023

    TOYOTA GAZOO RACING PRESENTA SU EQUIPO DE COMPETICIÓN EN CIRCUITO PARA 2023


    Publish In: Competición
  • DOSSIER: AUDI SPORT PERFORMANCE DAYS

    DOSSIER: AUDI SPORT PERFORMANCE DAYS


    Publish In: Audi
  • ŠKODA ENCABEZA EL “AUTO TROPHY 2022” CON CINCO VICTORIAS

    ŠKODA ENCABEZA EL “AUTO TROPHY 2022” CON CINCO VICTORIAS


    Publish In: Skoda
  • PEUGEOT INCEPTION CONCEPT, LA VISIÓN DEL FUTURO DE LA MARCA

    PEUGEOT INCEPTION CONCEPT, LA VISIÓN DEL FUTURO DE LA MARCA


    Publish In: Peugeot
  • Aiways, una solución de distribución innovadora

    Aiways, una solución de distribución innovadora


    Publish In: Actualidad
  • CUPRA CREA LA SERIE LIMITADA TRIBE EDITION PARA EL FORMENTOR INSPIRADO EN LA TRIBU CUPRA

    CUPRA CREA LA SERIE LIMITADA TRIBE EDITION PARA EL FORMENTOR INSPIRADO EN LA TRIBU CUPRA


    Publish In: Seat
  • NASSER AL-ATTIYAH: “MI PRIMERA TEMPORADA EN EXTREME E ESTÁ SIENDO INCREÍBLE”

    NASSER AL-ATTIYAH: “MI PRIMERA TEMPORADA EN EXTREME E ESTÁ SIENDO INCREÍBLE”


    Publish In: Competición
  • Hyundai retransmitirá en directo el Rally Villa de Adeje, puntuable  para el Supercampeonato de España de Rallyes 2022 (S-CER)

    Hyundai retransmitirá en directo el Rally Villa de Adeje, puntuable para el Supercampeonato de España de Rallyes 2022 (S-CER)


    Publish In: Competición
  • IONIQ 6 OBTIENE LA CALIFICACIÓN DE CINCO ESTRELLAS DE SEGURIDAD DE EURO NCAP

    IONIQ 6 OBTIENE LA CALIFICACIÓN DE CINCO ESTRELLAS DE SEGURIDAD DE EURO NCAP


    Publish In: Hyundai
  • MÁS ABARTH QUE NUNCA: ABARTH SE VUELVE ELÉCTRICO Y MÁS GLOBAL

    MÁS ABARTH QUE NUNCA: ABARTH SE VUELVE ELÉCTRICO Y MÁS GLOBAL


    Publish In: Fiat
  • AUDI S1 HOONITRON: UN VEHÍCULO AUDI DE COMPETICIÓN COMO NUNCA SE HABÍA VISTO ANTES

    AUDI S1 HOONITRON: UN VEHÍCULO AUDI DE COMPETICIÓN COMO NUNCA SE HABÍA VISTO ANTES


    Publish In: Audi
  • ROBERTO MÉNDEZ SE LLEVA LA VICTORIA EN EL 2º CERX RALLYCROSS DE CALAFAT

    ROBERTO MÉNDEZ SE LLEVA LA VICTORIA EN EL 2º CERX RALLYCROSS DE CALAFAT


    Publish In: Competición
  • LA MARCA FIAT ANUNCIA EL NUEVO 500E PARA NORTEAMÉRICA

    LA MARCA FIAT ANUNCIA EL NUEVO 500E PARA NORTEAMÉRICA


    Publish In: Fiat
  • CUPRA SE ASOCIA CON SCALEXTRIC PARA CREAR UNA EDICIÓN ESPECIAL QUE INCLUYE EL CUPRA E-RACER

    CUPRA SE ASOCIA CON SCALEXTRIC PARA CREAR UNA EDICIÓN ESPECIAL QUE INCLUYE EL CUPRA E-RACER


    Publish In: Seat
  • Hyundai gana el campeonato de marcas en la categoría de modelos eléctricos del Eco Rallye Repsol de Madrid 2022

    Hyundai gana el campeonato de marcas en la categoría de modelos eléctricos del Eco Rallye Repsol de Madrid 2022


    Publish In: Competición
Jueves, 12 de Diciembre de 2013 19:12

Alicia Sornosa comienza su nueva aventura en Sudamerica

La viajera española, Alicia Sornosa comienza su nueva aventura en Sudamérica que la llevará a recorrer más de 7.000 kilómetros por Argentina, Chile y Bolivia.

Martes, 19 de Agosto de 2014 08:45

De Europa a Asia: Kazajistán

Esta pasada semana ha servido para que la rider haya cruzado el siguiente pais: la República de Kazajistán. Una enorme extensión de terreno que antes perteneció a la antigua Unión Soviética, con dos idiomas oficiales: ruso y kazajo. Este país tiene como curiosidad que su territorio ocupa una parte de Europa y otra de Asia, por lo que ya podemos decir que Alicia ha cambiado de continente, encontrándose ahora en la parte asiática.
Las diferencias con Rusia son enormes: la gente es mucho más risueña y hay una especial mezcla de razas, encontrando conviviendo en armonía caras asiáticas, mongolas, caucásicas, rubios y morenos, ojos claros y oscuros. Los kazajos (cuyo nombre significa espíritu libre) han sido un pueblo nómada completamente vinculado con el caballo.

La travesía desde Rusia que finaliza en la frontera al este con este país, ha sido muy dura por las temperaturas que no han bajado de los 30 grados, las largas rectas, el infernal tráfico de camiones y el asfalto triturado o inexistente en muchas de las vías.
Por el contrario nuestra aventurera ha podido disfrutar de un día de offroad en uno de los lagos del país (Kostanai) y poner a prueba por pista sus Continental Trail Attack, que aunque las montó para el paso por carretera, responden perfectamente en terreno medio.

El siguiente paso es cruzar de nuevo la frontera rusa en Semay- Kolyvanskoe para realizar el cambio de neumáticos en ésta última ciudad rusa y preparar la BMW F700GS para el mejor de los caminos: el paso por la región de Altay, montañas, curvas y mucho offroad que la preparan para la entrada en Mongolia y la travesía por el desierto del Gobi.

La periodista dejó muy claro la finalidad del viaje: recaudar fondos para los niños de una pequeña localidad de Ulán Bator, escolarizarlos y si llega, terminar su casa. Para colaborar hay que donar desde un euro en la página web: www.aliciasornosa.com, en el botón de “donar”.
Cada semana, irá publicando la cantidad acumulada, la cual será utilizada en su totalidad para el bien de estos pequeños. Escolarizar a un niño, con el uniforme y los libros cuesta 180 euros, terminar la casa de una familia de cinco pequeños, con suelo, electricidad, camas y mesas para el estudio, 1.800 €.




Viernes, 28 de Marzo de 2014 10:55

Éxito en la Sociedad Geográfica Española

Bajo el nombre “Encuentros de Exploración y Aventura” el pasado miércoles 27, Sornosa estrenó un ciclo sobre viajes en la Sociedad Geográfica Española.

Con el SEAT Mii de fondo, presentamos un nuevo programa de TURBO, en el que podeis ver lo nuevo de SEAT, el SEAT LEON SC. La toma de contacto del nuevo KIA PRO_CEED, asi como la entrevista en exclusiva a ALICIA SORNOSA, despues de su vuelta al MUNDO EN MOTO. Y para finalizar un antiguo reportaje de el CAMPEONATO DE CLASICOS DEPORTIVOS de el año 1994.

Informacion adicional

  • -
Publicado en Turbo TV

Hoy he tenido la suerte de pasar la tarde con un grande de la historia del Motociclismo. Emilio Scotto... Próximamente un careo entre los dos.


Sábado, 15 de Febrero de 2014 11:39

El Camino a los Yungas

Habíamos intentado cruzar el puerto una vez, pero la nieve no nos permitió el paso, y aunque hubiésemos pasado, no sabíamos si podríamos volver. Pero esta vez lloviera  o nevara, teníamos que pasar.

EL puerto de La Paz es precioso, y el el alto tiene una gran cruz. Allí las gentes hacen sus ofrendas a la Pachamama (a la Madre Tierra) y la verdad que te sientes tan pequeño en la inmensidad de esa montaña entre las paredes de piedra, con la nieve recién posada a modo de alfombra inmaculada, con las cascadas que caen del deshielo de sus cumbres más altas con forma de velos largos de gasa suave, que en bajito, para mis adentros, también di las gracias por permitirme contemplar semejante espectáculo, esta vez y a diferencia de la tarde anterior, sin nieve ni lluvia. Subí hasta la gran cruz respiré hondo, miré, contemplé y volví a bajar. Ahora si que si. Arrancamos las dos BMWs y salimos cuesta abajo adelantando autobuses y camiones. La carretera es, y lo reporto una vez más, espectacular.

Disfrutando de las vistas de la carretera

Y seguimos bajando el puerto con una débil lluvia que no me provocaba aún ponerme los pantalones de lluvia, hasta encontrarnos un largo túnel que atravesamos despacio, y ahora si y ante la inminente salida a modo de cortina de agua en su apertura, parando dentro para ponerlos la ropa de lluvia. La niebla comenzaba a pegaste al suelo,  ”niebla meona” como decimos en mi casa cuando la niebla moja mucho. Poco a poco el clima pasaba de seco a húmedo, de frío a más cálido y la vegetación se hacía densa y más verde. La carretera y sus puentes, uno detrás de otro, curva a curva, descendían dejando ver un enorme valle entre colinas. el color predominante el verde en todas las tonalidades, desde las más claras a la más oscuras sin dejar lugar al marrón o al negro. Unos metros más abajo se intuía un río, el que lleva todo el agua que hace que todo sea tan verde. La niebla subió (o nosotros bajamos lo suficiente) encontrándonos con el primer obstáculo del camino. La carretera tapada por un montón de tierra de un desprendimiento, mezclado con el agua de un arrollo vertical, produciendo un barro resbaladizo y nada recomendable, y menos (según lo veo yo) con los gigantes camiones que vienen de frente, las furgonetas de pasajeros a modo de microbuses cruzándose por detrás, delante y los lados, sin avisar y más y más agua corriendo por todas partes, por las huellas del camión que acababa de pasar o por las huellas imborrables de todos los vehículos que llenaban circulando por ahí desde el amanecer. Volví la vista arriba, abajo y le pedí a la Pachamama que no me atrajera al su embarrado suelo.

IMG_2137

La verdad, he de confesar que soy miedica hasta que me doy cuenta que mis neumáticos son geniales y que mi moto no se cae y que puedo hacerlo y que si no me he caído ya en otros sitios peores, pues que paso y ya está. Cuando termino repensar en todo eso, ya he pasado por el barro, esquivado los camiones, esquivado las furgonetas a modo de microbuses, pedido perdón por todos mis pecados y rezado partes de una oración e cuando era párvula que casi no recuerdo.  De nuevo en el asfalto que a tramos se convierte en un incómodo adoquinado de piedras extraídas de una pared no muy lejana, que pretender ser adoquines de extrañas y caprichosas formas y que no lo consiguen. Poco a poco y de nuevo cuesta arriba llegamos al cartel de “Corico”. A la derecha una increíble ciudad suspendida en lo alto de la montaña. Preciosa, multicolor y con pinta de alegre. Tanto descenso (de 4.680 m a menos de 1.000m) nos ha dado hambre, mi compañero (Andrés) y yo decidimos afrontar la Carretera de la Muerte con el estómago lleno, por lo que pueda pasar, que nunca se sabe y casi siempre pasa. Pero antes, gasolina. En la estación de servicio de la carretera no había (o no nos quieren servir, que ya es algo normal en nuestro periplo por Bolivia) pero como hay otra en la subida al pueblo nos vamos sin más problema, ni preguntar, pero al llegar a la gasolinera, unos conos advierten de no pasar (yo los paso, claro) y tras atravesarlos una mujer le dice a Andrés que no hay gasolina hasta el martes. Yo aprovecho para hacer una bonita foto del pueblo que cada vez se me antoja más bonito…y alegre.

Pues nada, no hay gasolina, vamos a comer y a ver qué se nos ocurre.

Mientras comemos pensamos en quedarnos, pero hasta el martes que se supone llega la gasolina (es sábado) nos sale más caro el hotel que la gasolina amperio de Europa. Desde Coroico hay unos 80 km hasta el puerto de la Paz, luego es cuesta abajo. Con mi gasolina, llego, pero la F 800GS que gasta un poco más y tiene un poco menos no nos arriesgamos a que se pare en el ascenso y  menos plan tenerla que remolcar en medio del puerto. Tras la comida buscamos una solución preguntando, que como dice mi madre, se llega a Roma. Y así nos enteramos que los taxistas guardan bidones por “si las moscas”. Nos venden unos litros a 10 bolivianos, más caros que el oro, pero no queda otra. Lleno 8 litros (suficientes) y por fin, llega el momento de recorrer una de las carreteras míticas del continente suramericano.

antes de caer en el vadeo

Lavando los calcetines en el río.

Si, así he comenzado esta carretera, empapada. Y lo peor no ha sido caer en un vadeo (profundo pero estrecho), no ha sido ver un cartel de “prohibido lavar vehículos” al lado de un camión que lo estaba enjabonando. No ha sido morirme de vergüenza ante la cámara, no ha sido cabrearme con Andrés que seguía grabando mientras mis maletas sumergidas en el río se hundían más y más…ha sido notar ese agua helada en mis dos botas y por ende en mis piececitos , como si hubiese querido lavar mis calcetines con ellas puestas. Y no es por mojarme y escurrir calcetín, es por los máximo de tres grados que hace en la ascensión hacia La Paz;  es por que mi moto lleva calienta puños, pero no plantillas calefactadas, es por que tengo un catarro, que ya no me lo quita nadie y eso que no fumo. En fin, que al rato se me pasa el cabreo, escurro en tres ocasiones los calcetines (para colmo, los más gorditos), escucho a Andrés darme una lección magistral de llevar siempre ropa de repuesto de mala gana (me hubiera encantado saber si él llevaba los dichosos calcetines de repuesto) y comienzo a disfrutar de esa sinuosa y estrecha pista de tierra y piedras con cataratas que te caen encima llamada Camino a los Yungas y reconocida mundialmente como Carretera de la Muerte.

En El Camino a los Yungas, secandose los calcetines

El camino es espectacular, pero no da tanto miedo como promete su nombre. Primero por los relucientes quita miedos de acero que hay en cada curva y después por la niebla que vuelve a ser compañera que no nos permite sentir el vértigo de los imponentes barrancos ya que no los vemos. Bueno, un poco de miedo si he pasado al atravesar alguna catarata y por no mojarme mucho arrimar demasiado la rueda a borde de la carretera, a unos centímetros de caer al vacío por no mojarme más de lo que estoy…Y glup! sin niebla, el barranco acojona. Y entre curva y cubra y banco de niebla, foto. Pocas, que empieza a diluviar. Así que disfrutada esta carretera mítica, pasada y repasada en un día de medio sol, llegamos a la carretera de asfalto, nos despedimos de los Yungas y volvemos a La Paz para continuar un viaje de una manera mágica: La Isla del Sol en el lago más alto del mundo: el Titicaca.

Lunes, 01 de Abril de 2013 11:06

Del desierto a Ouarzazate por las gargantas

Me despierto a las 6:45. Creo que no me da tiempo de ver la salida del sol, pero me levanto igualmente. Aún somnoliento, abro la puerta de nuestra habitación, que da a una espectacular terraza que ocupa todo el tejado de la kasbah. Lo que veo ante mis ojos me despierta en décimas de segundo. El sol hace poco que ha salido, y se oculta en una pequeña nube sobre el horizonte. Un horizonte mágico. De arena rojiza. El impresionante Erg Chebbi ya estaba ayer cuando llegamos, pero ni lo intuimos. Enormes dunas de suaves curvas abrazan pequeños grupos de palmeras aquí y allá. El silencio reina en el ambiente y la temperatura comienza a subir rápidamente. Estamos en la puerta del desierto.

Hoy pasaremos el día con Eduard López. Decidió cambiar su piso de Barcelona por una pequeña casa aquí justo cuando acabó su espectacular viaje a Ciudad del Cabo en moto. Ride to Roots. En aquel viaje quería viajar a las raíces de la humanidad, volviendo a lo más básico y sin cosas superfluas que desvirtúen todo. No sé si lo consiguió en su viaje. Pero después de pasar un día entero con él y Simona, estoy seguro de que ahora lo han conseguido. Y me dan envidia.

Quedamos a primera hora en la gasolinera de la zona, punto de encuentro de cientos de 4×4, quads y motos de los europeos que vienen a este lugar a desfogarse. Espero al menos que respeten el ambiente y el paisaje. Hacemos una ruta corta y facilona por la zona, hasta el lago Jasmine, que resultó que no suele tener agua. Primer contacto con la arena. Dos personas en una GS 1200 no es la mejor manera de aprender, pero gracias a los consejos de Eduard pude salvar cada vez con mayor destreza los pequeños bancos de arena.

La Baraka, el lago Jasmine,… Justo en el borde de las dunas, que se muestran altivas, y por qué no, algo desafiantes. Es de personas inteligentes saber dónde está el límite. Y yo sé dónde está el mío. Justo aquí, a pie de duna.

La comida y el té transcurrieron entre charlas y cambios de impresiones. Sin prisas, como se hacen las cosas en el desierto. Hasta que el sol se puso. Fue el momento de ver la nueva kasbah y de escuchar las explicaciones de Simona y Eduard sobre su acondicionamiento. Nuevamente me dieron una envidia muy sana.

El trayecto por pistas de noche hasta el hotel nos dio una nueva dosis de aventura. Seguir la pista correcta a oscuras se antoja imposible a pesar de seguir el track del Garmin. Casi lo conseguimos. Solamente a quinientos metros del objetivo decidí marcarme una “ruta creativa” por una pista demasiado arenosa para nuestro gusto. Ese chute de adrenalina hizo que saboreáramos más si cabe el estupendo plato de nombre difícil de recordar que nos prepararon en nuestra kasbah.

Tengo un sexto sentido para despertarme cuando toca sin tener que usar ningún despertador. 06:05. Justo la hora en la que el sol comienza a desperezarse tras las dunas de Merzouga. Despierto a Belén. En silencio, apoyados en una de las almenas de nuestro castillo particular, vemos cómo amanece.


La ruta hasta las gargantas de Todra y Dades atraviesa un terreno extremadamente árido y seco. Pequeñas montañas de negras rocas y alguna que otra tímida duna de arena desaparecen rápidamente en el retrovisor. De tanto en tanto cruzamos algunos pequeños pueblos, donde la gente trabaja en la supuesta acera. Herreros, carniceros o carpinteros sacan sus trabajos al fresco, a la luz. A pesar de ser domingo. A las afueras, cientos de niños alzan sus manos esperando únicamente que les devolvamos el saludo.

Llegamos a Tinghir, el pueblo de donde nacen las gargantas del Todra. Encaramado al risco, observa a sus pies las frondosas veredas del río, escondido entre enormes palmerales. Casi invisible, la carretera se va introduciendo literalmente en las montañas, que forman paredes gigantescas a ambos lados del penoso asfalto. Al lado el río Todra, de no más de un palmo de profundidad, sirve de refresco a cientos de marroquíes que han decidido pasar el domingo allí. Tras un par de kilómetros, los puestos de artesanía y la gente desaparece, y nos quedamos solos con la garganta que durante varias decenas de kilómetros va jugando con la carretera, llevándola a derecha e izquierda.

Desandamos el camino muy a mi pesar. Existe una pista que conecta ambas gargantas, la del Todra y la del Dades, pero hoy debemos llegar a Ouarzazate, que aún está lejos. Las gargantas del Dades tardan en aparecer. Solamente el palmeral de su lecho nos garantiza que vamos en la ruta correcta. Después de observar las curiosas formaciones rocosas llamadas “los dedos de mono”, encontramos las gargantas. El valle se estrecha y la carretera comienza a zigzaguear para ascender por la escarpadísima ladera rocosa. Tras unos cuantos “tornanti” llegamos arriba. Desde allí, la vista de la carretera es muy efectista. Y es tampoco hay tantas curvas, pero todas las que hay, se ven desde allí.

El camino hasta Ouarzazate es pesado y tedioso. Múltiples pueblos ralentizan la marcha, mientras cientos de puestos a pie de carretera venden agua de rosas, típica de la zona. En algunos momentos se puede incluso percibir la fragancia a rosas. La carretera ha ganado en autenticidad. Los preparadísimos 4×4 del desierto de Merzouga, la mayoría españoles, dejan paso a desvencijados Mercedes con mil y un remiendos.

El sol se pone tras las altas montañas del Atlas justo cuando llegamos a la ciudad. Ouarzazate suena a leyenda. Espero descubrirla al anochecer

La periodista, que aún espera el traslado de la BMW hacia España, ahora retasado por el paso del tifón, ofrecerá mañana martes día 7 de octubre, en las instalaciones del Instituto Cervantes en Tokio, una conferencia sobre su vuelta al mundo así como la experiencia que ha supuesto llegar en moto desde Madrid hasta Tokio.

Jueves, 25 de Septiembre de 2014 14:44

Impresiones desde el país nipón (ALICIA SORNOSA)

Hace una semana la española y la BMW F700GS “Ulán” llegaban a la isla de Hokkaido tras haber pasado a este país desde la vecina Rusia, vía marítima por Sakhalim. Lo primero que ha sido diferente es el cambio de carril al circular, ya que en Japón se conduce por el lado inglés.

Viernes, 22 de Agosto de 2014 11:59

La entrada en Mongolia

El Raid “Héroes del Gobi” llega al ecuador de su gesta.

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Próximo > Fin >>
Página 1 de 9
Me gusta esto