• Carlos Sainz gana su segundo Dakar y sigue haciendo historia

    Carlos Sainz gana su segundo Dakar y sigue haciendo historia


    Publish In: Competición
  • “LITTLE BIG RACING”: UNA GRAN SORPRESA DEL CITROËN C3 WRC

    “LITTLE BIG RACING”: UNA GRAN SORPRESA DEL CITROËN C3 WRC


    Publish In: Competición
  • La familia 500 Mirror: la gama más conectada que nunca de Fiat está disponible en toda Europa

    La familia 500 Mirror: la gama más conectada que nunca de Fiat está disponible en toda Europa


    Publish In: Fiat
  •  	VOLKSWAGEN PONE A LA VENTA EN ESPAÑA EL NUEVO POLO GTI

    VOLKSWAGEN PONE A LA VENTA EN ESPAÑA EL NUEVO POLO GTI


    Publish In: Volkswagen
  • Walter Röhrl celebra sus bodas de plata

    Walter Röhrl celebra sus bodas de plata


    Publish In: Porsche
  • Arranca la campaña de invierno de TAB Batteries

    Arranca la campaña de invierno de TAB Batteries


    Publish In: Actualidad
  • TRES EQUIPOS DE ŠKODA MOTORSPORT EN EL RALLY DE MONTE CARLO - JAN KOPECKÝ BUSCA LA VICTORIA EN WRC2

    TRES EQUIPOS DE ŠKODA MOTORSPORT EN EL RALLY DE MONTE CARLO - JAN KOPECKÝ BUSCA LA VICTORIA EN WRC2


    Publish In: Competición
  • LOS PEUGEOT 3008 DKR SE MANTIENEN EN LO MÁS ALTO DE LA CLASIFICACIÓN GENERAL DEL DAKAR

    LOS PEUGEOT 3008 DKR SE MANTIENEN EN LO MÁS ALTO DE LA CLASIFICACIÓN GENERAL DEL DAKAR


    Publish In: Competición
  • Premios

    Premios "Connected Car" para el Opel Insignia y el Opel Vivaro Life


    Publish In: Opel
  • Federal-Mogul Powertrain suministra tecnologías de motor a los 10 ganadores del premio Wards 10 Best Engines de 2018


    Publish In: Actualidad
  • TAB Spain presenta su Plan de Formación 2018/2019

    TAB Spain presenta su Plan de Formación 2018/2019


    Publish In: Actualidad
  • DAKAR 2018: IVECO SIGUE EN LA LUCHA TRAS CONSEGUIR UN DOBLETE EN EL PODIO DE LA ETAPA 10

    DAKAR 2018: IVECO SIGUE EN LA LUCHA TRAS CONSEGUIR UN DOBLETE EN EL PODIO DE LA ETAPA 10


    Publish In: Competición
  • APRILIA SX 50 Y RX 50


    Publish In: Actualidad
  • DERBI SENDA X-TREME Y SENDA RACING


    Publish In: Actualidad
  • Land Rover lanza un Defender V8 con motivo del 70º Aniversario de la marca

    Land Rover lanza un Defender V8 con motivo del 70º Aniversario de la marca


    Publish In: Land Rover
  • I FORO HYUNDAI SOBRE LA MUJER EN EL MUNDO DELA AUTOMOCIÓN

    I FORO HYUNDAI SOBRE LA MUJER EN EL MUNDO DELA AUTOMOCIÓN


    Publish In: Hyundai
  • Los nuevos Subaru XV e Impreza, obtienen el premio de Euro NCAP por ser los más seguros de la categoría pequeño vehículo familiar.

    Los nuevos Subaru XV e Impreza, obtienen el premio de Euro NCAP por ser los más seguros de la categoría pequeño vehículo familiar.


    Publish In: Subaru
  • IVECO DOMINA EL AFRICA ECO RACE 2018: GERARD DE ROOY CONSIGUE LA VICTORIA PARA EL EQUIPO PETRONAS DE ROOY IVECO

    IVECO DOMINA EL AFRICA ECO RACE 2018: GERARD DE ROOY CONSIGUE LA VICTORIA PARA EL EQUIPO PETRONAS DE ROOY IVECO


    Publish In: Competición
  • Nuevos modelos Mercedes-AMG 53 en las gamas CLS, E Coupé y E Cabrio

    Nuevos modelos Mercedes-AMG 53 en las gamas CLS, E Coupé y E Cabrio


    Publish In: Mercedes Benz
  • Jeep Renegade 2018:   más conectividad y funcionalidad

    Jeep Renegade 2018: más conectividad y funcionalidad


    Publish In: Jeep

Turbo TV

Programas Turbo TV
Pruebas Turbo TV
Baúl de los recuerdos

Cursos conducción


Más leídos

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterVisitas Hoy2605
mod_vvisit_counterVisitas Ayer10064
mod_vvisit_counterVisitas esta Semana2605
mod_vvisit_counterVisitas este mes282570
mod_vvisit_counterVisitas el mes pasado508248
mod_vvisit_counterTodas las visitas30163056

Tu IP: 54.82.57.154

Viernes, 09 de Noviembre de 2012 14:59

Alicia Sornosa en su vuelta al Mundo, desde Vancouver

Ya hace tiempo que Alicia Sornosa pasó por Vancouver pero es ahora cuando hemos recibido este video en el que comienza a contarnos su viaje desde otro punto de vista. (Muy interesante)

La periodista y aventurera Alicia Sornosa colabora en http://twenergy.com/ en donde nos cuenta cómo son los hábitos de eficiencia, ahorro energético y sostenibilidad en el mundo:

 

 Hace una semana que la periodista y viajera y su montura, una BMW F 650 GS, llegaron a la Isla de Tasmania, situada a 240 km al sur de Australia. Lo han hecho en un ferry llamado Spirit of Tasmania, el mismo que cogerán para volver a Melbourne y exprimir los últimos días en esta isla continente.

Informacion adicional

  • -

Salgo en estos momentos hacia Alaska, de esta manera he cumplido parte de un sueño, ya que técnicamente soy la primera mujer española en dar la vuelta al Mundo en su moto, con más de 30.000 km en el contador.


Además, al cruzar la frontera de este frío país del norte, lo hago abanderando a todos los viajeros españoles, como Miquel Silvestre,
Fernando Quemada o Fabián C .Barrio que este año se han puesto en marcha, ya que ninguno ha llegado aún aquí.
Tras esto me queda regresar a USA y comenzar, tras el verano, la parte de recorrido de América del Sur y África para llegar por fin a España el año que viene.

Me gustaría que me ayudaras a  divulgar esto, que se entere la gente
de  que las españolas también somos valientes, que estamos ahí y que en viajes, hombres y mujeres somos iguales. También necesito un pequeño empujón en los medios para poder pedir algo más a los patrocinadores y así continuar con el viaje.

Si estás interesado en hacerme una entrevista ponte en contacto
conmigo a través de este correo y veremos cómo y dónde la hacemos.


Además, cuando llegue a Alaska me entrevistaré con otro gran viajero y aventurero, Álvaro, el biciclown, un hombre que lleva dando la vuelta al Mundo sobre su bicicleta y regalando sonrisas.

Un saludo, salgo ya!

Alicia Sornosa

Informacion adicional

  • -

Cuatro ruedas transportan el cuerpo, dos mueven el alma: TASMANIA

En la fila antes de embarcar en el Spirit of Tasmania

El paso por Tasmania ha durado una semana. Y recordando todo lo que me va pasando, ha sido bastante soso. Pero me ha dado mucho tiempo para pensar. Normalmente me levanto y medito unos minutos. Muchos creeréis que es una tontería, pero al cabo de los años, preparan tu mente para poder afrontar mejor el día y en moto nunca sabes lo que te puede ocurrir, así que mejor, mente en blanco, por lo que pueda llegar, bueno o malo.


Tasmania y sus montes, sus casas, sus caminos

Tasmania es una isla que está a 250 km al sur de Melbourne, en Australia. Es lo más parecido a lo que te puedas encontrar en Nueva Zelanda, país que por su lejanía y lo que cuesta en tiempo, pero sobretodo en dinero, llegar, no podré ir. La ruta que voy a hacer me va a permitir ver casi en su totalidad todo lo que guarda esta isla, su historia y su riqueza natural. Además, tengo suerte, hace una semana estaba con temporal y a mi me va dar el solecito todos los días. Está situada a 240 km al sur de Australia, fue descubierta en 1773 por James Cook. Ocupa una superficie de 68.332 m2, está rodeada de pequeñas islas que son un paraíso de submarinistas y pescadores: Bruny, Hunter,Furneaux, King, Maquaire…

Spirit of Tasmania amarrado en Devenport

La noche en el barco es de traca, movimiento infernal con sus ruidos y ñiquis-ñiquis, no puedo pegar ojo, nos despiertan a las 6 am, menos mal que mi “compañera” de camarote sale pitando, es una mujer luterana (lo se por la etiqueta de su pequeña maleta) que ha dormido con la ropa puesta. Me ducho, me visto y bajo a la bodega a por mi moto. Cuando salimos del Spirit of Tasmania (nombre del Ferry), es aún de noche. Paro en la primera cafetería y como algo. Después comienzo la ruta, pero en menos de 50 km tengo que parar, estoy tiritando. El termómetro de la pantalla digital marca 3ºC. Espero hasta las 10 am para continuar.

Bicheno on the Bay

Me dirijo hacia la costa este donde el mar es azúl y hay una costa benigna que permite el baño en sus bahías. Glass of Wine, es el nombre de una de ellas, tiene forma de copa, de ahí el nombre. Espectacular, una palabra que no me cansaré de repetir durante esta semana en Tasmania. Los caminos se suceden uno tras otro, duermo en un camping muy bien montado, todo en Tasmania está bien montado, es caro pero de calidad, a los lugares de BackPackers no quiero ni acercarme, he pasado por alguno y son todo lo contrario.

largas carreteras

Busco un termino medio en cada pueblo y lo voy consiguiendo. Hoy dormiré en Bicheno on the Bay, en un camping con un bonito lago a un lado y la bella costa al otro. Unas piedras gigantescas de color naranja dan la bienvenida a un precioso mar azul marino. Estas piedras son típicas de aquí, ese color lo da un liquen que habita justo en esta latitud y con esta temperatura y humedad.

Playas de Tasmania

A la mañana siguiente amanece de nuevo con sol, estoy teniendo mucha suerte ya que hace una semana estaban las carreteras cortadas y había aviso de temporal. Me dirijo hacia Hobart, la capital de Tasmania que destaca por su industria empacadora de alimentos, carne y textiles. Fundada en 1804 por Robert Hobart, secretario colonial en esa época. Cuenta con el teatro más antiguo de Australia, fundado en 1890. En la capital se descubrieron los primeros dibujos de aborígenes plasmados en la roca.

Lagos de agua salada

 

Antes de llegar cojo una serpenteante carretera que me lleva cerca de la costa y me hace cruzar varios puentes, pequeños pueblos y lagos. Paro en un lugar tranquilo a hacer unas fotos. Está pegado a un lago y cerca de unas casas. De una de ellas sale un señor mayor, orondo, con su piel curtida y unas enormes manos. Me pregunta por la moto, la cámara, por mi. Me invita a una gran taza de café con leche que me tomo con gusto mientras intento entender algo de lo que me dice.

 

Lagos en Tasmania

A los 30 minutos me despido, se pone a trabajar en su garaje y yo me voy. Llego a Porth Athur, aquí están las ruinas de la cárcel fundada en 1830 y clausurada en el 70. Se le ha llamado “El Infierno en la Tierra” debido al horror que escondieron sus muros, estuvieron presas 12.500 personas, de las que una de cada siete, murieron. Cuando llego a la puerta me encuentro con unas vayas, una tienda de recuerdos carísima, un restaurante y el pago de una entrada de 30 dólares AUS, decido comer algo y largarme con viento fresco.

Ojo que no hay gasolineras en el camino

Tasmania presume de una fauna autóctona y única como el extinto tigre de Tasmania o el conocido Demonio de Tasmania, un pequeño mamífero carnívoro con mandíbulas más potentes que las de un Pit Bull, pese a su reducido tamaño. Se le llamó así por el sonido que emite el alimentarse por la noche. (Lo puedes ver en este vídeo pinchando aquí)

 

Camino de los bosques

Llego a la capital donde se encuentra la famosa plaza de Salamanca, levantada al lado del puerto y de arenisca georgiana construida allá por 1800 muy bonita pero me esperaba otra cosa, está llena de cervecerías en las que tomar algo. Al día siguiente salgo para el centro, quiero ver las espectaculares lagunas de Cradle Montain, que han sido nombradas Patrimonio de la Humanidad. El camino es sencillo, con carreteras más o menos grandes. Eso si, cada 300 metros hay un canguro, walaboo, ardilla o ratón (o algo que se le parece) atropellado. Me recuerda a la carretera de los perros de Sudán.

Curiosa casa en Queenstown

El siguiente paso es llegar a un antiguo pueblo minero donde el oro hizo rico a más de uno y donde muchos de los presos de Porth Arthur trabajaron en la oscuridad, Queenstown. Ya en 1960 la mina se cerró, dejando en el olvido este pintoresco pueblo que pronto se reconstruyó y convirtió en una atracción turística, con su bonito tren que te lleva hasta la cima. Como dato curiosos, aquí hay una estatua en honor a los australianos que lucharon en la guerra de Vietnam. Vuelvo a subir el empinado puerto por la carretera de las mil curvas para dirigirme al centro.

Queenstown y su homenaje a los soldados

Cradle Montain es una zona pre glacial en la que habitaron hace miles de años los nativos de esta isla, se han descubierto sus armas de silex, utensilios y pinturas en las cuevas de la intrincada red de acuíferos bajo el suelo. En la cima, árboles milenarios, pinos, encinas y otros ejemplares forman un bosque húmedo con un especial micro-clima. LLego hasta los lagos, intento que me rebajen los 250 dólares que cuesta el helicóptero y como no me hacen ni caso, decido no insistir y me voy.

 

bosques y lagos

Ya casi he visto todo lo que quería, Tasmania es una bonita isla con montaña, playa, mar, ríos, lo tiene todo. Ha hecho buen tiempo, he tenido suerte. Tan solo me queda volver al barco.

en el ferry, buenos momentos con otros viajeros motorizados

Allí me encuentro con muchos viajeros, una pareja que llevan dos años a bordo de su Guzzi-casa, una australiana que viaja en una Triumph, Harleys, un grupo de GSeros…Todos charlamos y nos saludamos, es lo bonito de viajar en moto, te encuentras con muchos hermanos. Y mi siguiente paso, saltar a EEUU, lo estoy deseando.

Informacion adicional

  • -
Viernes, 25 de Mayo de 2012 19:36

El otro color del oeste americano

De Arizona a ...

Llevo viajando desde septiembre de 2011 y me han pasado muchas cosas.
Algunas he sabido expresarlas con letras, mediante golpecitos de los dedos sobre el teclado, otras veces no he sido capaz y algunas no quería contar lo que realmente pasaba…cosas de cada uno.

Mi periplo por EEUU ha terminado por ahora. He llegado a Canadá y espero pacientemente un cambio de mis Continental TKC 80, que ya están gastadas. Mientras tanto, pienso en las últimas personas que conocí. Pienso en la parte del viaje de en el Grand Canyon.

Hacia la reserva India

Llegar hasta una reserva india en Colorado no es fácil, quiero decir que no es sencillo hacerlo en moto. Desde las Vegas puedes coger un helicóptero, que por menos de 120 dólares te lleva volando, te pasea por el aire entre las gigantes paredes del cañón y te devuelve a tu hotel en la ciudad de las luces de colores y los falsos edificios.

De pie se ven mejor los baches

Como digo, no es fácil llegar hasta esta parte del Cañón con la moto. La cosa empieza bien, un bonito paseo por carreteras de tercera, en una aburrida, firme y previsible línea recta. La montaña de piedra está al fondo, todo el rato. Parece que se aleja en vez de acercarse. Es un raro efecto óptico. De pronto un cruce, un cartel…llevaba más de tres kilómetros, según mi navegador, circulando por la nada. Veo el cartel, me hago la foto de rigor y… ¡desaparece el asfalto!

En la puerta del Grand Canyon

Es divertido, de pronto estoy de nuevo en África o mejor, en India. El montón de gravilla y tierra se acumula en finas bandas a ambos lados del trazado. Me pongo de pie sobre las estriberas y procuro no meterme entre estas suaves líneas donde las piedrecitas escasean. No me apetece caer al suelo pero la rueda de detrás patina mucho y eso que este es el lado “limpio”.
_Esto es una tontería, pienso, mira que si me caigo aquí en medio de este camino sin asfaltar_

Continúo, quedan unas 20 millas para llegar a la reserva, la cosa promete. Subidas, bajadas y curvas reviradas en una pista ancha, pero llena de la maldita gravilla. Comienzan a adelantarme unos coches, me dejan una bonita nube de polvo, no veo ni torta. Ahora entiendo no ver ninguna moto más en el camino, con una Harley ir por aquí es imposible.

EL Grand Canyon

Tras 30 minutos largos de pista, llego al asfalto. Al fondo veo un guardia, antes de llegar a él, leo un cartel:
“no alcohol, no armas” (Glup)
Paso la primera barrera con un nuevo asfalto bajo mis ruedas. Me indican donde aparcar en una enorme esplanada de asfalto, rodeado de helicópteros que despegan y aterrizan constantemente. Al fondo una gran carpa blanca. Esto me empieza a no gustar.

Indio de la reserva

Me indican que tengo que pasar por el “centro de visitantes”, toma ya, esto es USA. El centro dispone de restaurante, tiendas y unos enormes mostradores para sacar el ticket. Dependiendo de la modalidad de tu recorrido pagas desde 47 a 180 dólares, elijo el más barato y me suben a un autobús, “nonono”, esto no lo tenía yo pensado así.

El río Colorado

El bus hace tres paradas. En la primera ves “el águila” que si, lo ves y “el perro dormido” que no, no lo ves (y mira que yo he jugado a ver cosas con las nubes). En la segunda puedes pagar más para pasear sobre una terraza suspendida en el aire con el suelo de cristal, pero no puedes entrar ni con el móvil, por lo que te hacen ellos la foto que tú luego incauto bolsillo andante, pagas.
Increíble el paisaje, el Cañón, el río y las terracitas con papeo que ofrecen al turista. En la tercera parada, un precioso meandro con unas vistas increíbles, donde da más vértigo asomarse de todo el recorrido. En esos moentos te das cuenta de cómo debió ser esto. Por el río, como hormigas, se ven unas canoas (eso si me gusta).

Helicóptero de la TV

De pronto nos echan de allí, dos vigilantes nos piden que abandonemos el lugar, vienen unos de TV a grabar un spot, con helicóptero, cámaras, vestuario… Subo al autobús, por cierto, todos me miran raro desde que llegué a este lugar. Por fin averiguo de qué es: mis pantalones de la moto. Me lo preguntan unos chinos, luego el vigilante del parking de autobuses, ¿se extrañan al no verme en vaqueros?.. jajaja, creando tendencia en los “yueseis”. Tras las risitas con los chinos, me pongo a pensar. Recuperar los 47 dólares puede estar bien…
De vuelta al centro de visitantes me paso por las cajas. Me voy a quejar de no poder pasar le tiempo que necesitaba para ver la última visita, la del meandro. Me devuelven el dinero (sin las tasas, eso si) para estas cosas me encanta EEUU.

En la pista saliendo de la reserva india

Cojo mi moto y vuelta a tragar polvo, ahora me adelantan varios gigantescos 4×4 pick-up y un autobús. Tengo que parar hasta que baje la nube de polvo, no veo nada. Cuando estoy más concentrada en mi conducción, oigo un coche que se pone al lado y grita:
_ ¿Españolaaa?_ tan solo puedo asistir con la cabeza.
Es un grupo de amigos que me esperan a la salida de la pista. Van con un 4×4 y dos Harleys que han dejado allí. Me uno al grupo. Antonio, que viene conmigo, también. Decidimos ir a tomar unas cañas, pero es imposible no hay alcohol en este pueblo. Al día siguiente salgo con ellos para hacer la Ruta 66.

Aaliendo de Colorado, Nevada

Antonio es un buen amigo, nos conocemos desde hace años y hemos coincidido en EEUU, ha tenido el detalle de acercarse hasta donde yo estaba y hacerme unas cuantas fotos por el camino. El grupo de gente que he conocido me acompañan por un tramo de la Ruta 66 son geniales, andaluces, un mallorquín y un suizo afincado en España. Charlamos del viaje, de su encuentro, de trabajo… Y me dejan con la boca abierta. Se ofrecen para echarme una mano en el viaje de vuelta a EEUU, cuando regrese de Alaska.

Grupo de amigos españoles en plena Ruta 66

Estas cosas son las que me hacen ver que la gente es buena, que las personas estamos siempre dispuestas a ayudar, que no nos importa mojarnos en las cosas que nos dan vida, en lo que nos gusta…y que ayudar a cumplir sueños es casi como cumplirlos nosotros mismos. Pero toda la buena compañía se acaba marchando y así sucedió.
De pronto estábamos mi amiga sombra y yo de nuevo en la carretera.

Monument Valley

Llegar al Valle Monumental o Monument Valley, te vuelve a dejar con la boca abierta (menos mal que en esta época no hay moscas). Es increíble lo que la naturaleza ha formado durante miles de años, creo que no somos conscientes encerrados en nuestras ciudades, de lo que tenemos alrededor. Tras rectas interminables me adentro entre las enormes rocas esculpidas por Eolo.

No me extraña que los indios Apaches creyeran que este lugar es sagrado, lo es. Pero mi primera mala noticia llega enseguida, aparco en el hotel y me dicen que no se vende ni bebe alcohol en todo el valle. Adiós a mis cervecillas nocturnas. Al día siguiente decido hacerme unos buenos 500 km, mínimo de camino, tengo que cruzar tierras desérticas y puebluchos olvidados. Aquí sufro el primer susto gordo desde que estoy viajando sola.

Otro paisaje de Monument

Me encuentro en una recta en medio de la nada. Nada a la derecha, nada a la izquierda, solo polvo tierra y alguna piedra medio pulverizada por los cambios de temperatura, el calor y el viento. Voy sentada, escuchando música por el comunicador de mi casco de BMW. De vez en cuando me pasa algún camión gigante, un todo terreno gigante o un coche gigante. Aquí, todo es grande. El viento comienza a soplar y noto como la moto reduce su potencia, creo que es del viento. Reduzco el puño, acelero y cuando llego a 3.000 r.p,m un nuevo tirón, esto no es del viento. Repito la operación controlando la aguja de las revoluciones, efectivamente, a tres mil la moto se “ahoga”. Paro en el arcén. Apago el motor. Arranco y en punto muerto acelero. No pasa nada, todo bien. Monto y salgo. cuando paso a tercera, sucede de nuevo, el tirón y la pérdida de potencia. Me empiezo a acojonar, no es muy pronto y hace un buen rato que no pasa ni el Tato. Paro, huelo, reviso todos los cables con la linterna, compruebo que no haya nada suelto. Abro el depósito, muevo la moto, tengo gasolina. La muevo un poco más. Arranco y subo. Todo OK. Uff…

En ese momento medio para un coche, me pregunta si todo OK con un movimiento de la mano, le digo que si, me adelanta, lleva una moto en el remolque. Benditas dos ruedas!
La cuestión es que pensando me doy cuanta de la cagada del día anterior. Aquí los boquereles de la gasolina son negros, el diesel verde, al revés que en Europa. Cogí el verde y derramé unas gotas en el depósito antes de darme cuenta de que era gasoil. Bueno, ya pasó. Me acababa de dar cuenta lo que supone realmente ir sola, estar sin nadie, sin cobertura, sin …

Adiós Monument Valley

Despierto temprano, quiero llegar a Yellowston Park. Hace mucho frío y no tengo la ropa adecuada, hasta 13 grados resisto bien, pero luego…empiezo a tiritar. El parque está más lejos de lo que creía. Las montañas llenas de nieve. La temperatura baja. Llego a una carreterilla de acceso al parque, están en obras, no abrirán el paso hasta dentro de dos horas…decido irme. Lo puedo ver a la vuelta…o será un lugar para visitar después del viaje. Muchas veces hay que sacrificar lo que queremos ver si la premura es el llegar.

Una Menina de Piedra

Paro a repostar y miro un mapa, quiero llegar a Spanish Fork, un pueblecillo entre las blancas montañas y al lado de un río. El nombre del pueblo “tenedor español” me hace gracia, está en la parte alta de un valle rodeado de cumbres blancas con un río de fuerte corriente y agua clara. Llego casi cuando cae el sol. No me gusta conducir de noche. Estoy cansada, ceno, bebo y me voy a dormir. Al día siguiente el sol brilla, ¡menos mal! me queda Oregón con sus campos y vacas y un paso de montaña, quiero dormir esta vez en Seattle.

En la carretera, foto realizada con la cámara MIDLAND

Cuando vuelvo a parar para reportar un señor en una Harley se pone a hablar conmigo, no le entiendo muy bien, pero decidimos ir juntos hasta la ciudad. Antes de elegir un hotelillo le hago una seña para parar y echar gasolina, viene conmigo, me dice algo que no entiendo pero que comprendo, me está preguntando si busco un hotel. Con él. Si claro, sin problema, le explico que de presupuesto tengo 50 dólares con desayuno. Le sigo hasta uno de los mil hoteles de carretera y se dirige a la recepción. Habla con la chica y le da dos llaves. Me giro y pregunto por mi habitación. Él me mira raro…en ese momento lo entiendo todo, joder! que yo no voy a dormir en la habitación con un señor que no conozco por muy motorista y dando la vuelta al mundo sin un duro que esté!.

EL harlysta y la bemeuvista

Declino su invitación, me pongo a preguntar por la mía y me dice que si cenamos juntos. En treinta minutos abajo, le digo. Se queda mirando, me dan una habitación al lado de la suya. No me gusta, cuando estoy a punto de entrar en el ascensor, hago un giro rápido de caderas y le dejo allí plantado, en el ascensor. Pido que me cambian de piso, él vuelve a salir del ascensor, joder que persecución, me pilla cambiando de habitación, eludo a la señal del internet que en la planta 1 es mejor que en la 3 y me deja en paz.

Carteles de casco requerido, disparada con mi cámara MIDLAND

Cuando bajo a recepción han cerrado el bar. Le indico que vayamos andando a algún lugar a cenar y me suelta que al Jonh in a Box, que es como un burguer, vamos, pillamos papeo (menos de 5 dólares la ensalada, debe ser radioactivo todo) y me vuelve a decir que si comemos en la habitación. Y dale. No, comemos en la recepción y luego cada mochuelo a su olivo. Me pregunta por la ruta de mañana y le digo que prefiero viajar sola. No se que ha pasado, ¿cuando metí la pata para que este señor creyera que iba a compartir habitación?? En fin.

Encuentros..

Salgo hacia la frontera, no me queda nada para llegar a Canadá, la emoción de pasar una aduana se va haciendo grande… Antes, decido parar a hacer una foto en un lugar que he visto un bonito cartel. En ese momento pasan dos motos y un Spyder. Paran al verme y me saludan. Me dicen que si me acuerdo de ellos, la verdad es que no. Pero decidimos ir a tomar un café, por el camino me estrujo el cerebro, pienso y traduzco cada una de las palabras que me han dicho cuando nos hemos visto.

Al rato caigo. Son la familia que compraron una moto en Los Angeles a Nick, el fotógrafo que me acogió. Son de Seattle, es verdad y de pura suerte, me los he encontrado. Nos reímos al solecito en una bonita terraza, hablo con las dos mujeres del Spyder y tras una hora larga, nos ponemos en marcha. ¡Que bueno encontrarse con gente así!!

En la frontera EEUU-CANADA

Estoy a unos metros de la frontera. Los coches y yo, hacemos largas filas para pasar entre las garitas. Cuando me toca me preguntan por las cámaras, ¿Estás grabando? No, miento. Miran mi pasaporte, la matrícula de la moto y me hacen las preguntas de rigor. Ya está. estoy en tierra Canadiense, ha sido mucho más fácil de lo que pensé.


Informacion adicional

  • -

La pasada semana en la ciudad de Anchorage, la aventurera Alicia Sornosa, procedió a un nuevo cambio de neumáticos. Los usados TKC 80 que han aguantado más de 10.000 km desde el último cambio hasta la vuelta de Inuvik, en el Círculo Polar, la han llevado por una de las pistas más largas del mundo, la Dempster Hy 1500 kilómetros off road donde los TKC 80 se han comportado perfectamente.

Jueves, 03 de Mayo de 2012 21:37

El Golden Gate y la ciudad de la niebla.

 

La periodista y viajera, Alicia Sornosa, junto con su montura, una BMW F 650 GS, han llegado a la ciudad de San Francisco, al norte de Los Ángeles en el libertino estado de California.

Esta pequeña ciudad que crece a orillas del Océano Pacifico ha sorprendido a la viajera por el estilo europeo de sus calles y la cantidad de gente joven que hay en ellas. San Francisco es una península unida a tierra por el extremo sur y cuenta con uno de los puentes más famosos y cinematográficos del mundo. Un puente que se tapa o destapa al antojo de la niebla, típica de esta zona.

Desde aquí y tras haber vivido tres noches en la ciudad, Alicia y Descubierta se dirigen a las Vegas, no sin antes pasar por el parque natural de Yosemite, camino del Valle de la Muerte, en pleno desierto.

“San Francisco está lleno de gente joven, pero también hay mucho “home less” y personas con problemas mentales por la calle, dicen que es por el fuerte viento que azota casi de continúo la ciudad”

“La gente es amable y abierta, mucho más que en Los Angeles, se nota que vienen de todas partes del mundo a vivir aquí”

“Lo único malo es el viento y el frío que hace, aunque con un buen equipamiento, como el de BMW, en la moto ni lo noto”

 

 

Informacion adicional

  • -
Domingo, 10 de Marzo de 2013 12:34

La llegada al fin del mundo

Mis primeras impresiones nada mas llegar a la bahía de Ushuaia....que emocionante!!

Martes, 19 de Junio de 2012 10:14

Tok (Alaska), 18 de Junio de 2012


La llegada a Alaska.

Informacion adicional

  • -
Lunes, 08 de Octubre de 2012 19:09

Alicia Sornosa sigue por Australia

Alicia Sornosa sigue su ruta por Australia y en esta ocasión nos ofrece el video de su recorrido por la Ocean Road, una carrterea que vá bordeando el Océno Atlántico con más de 500 kms. de recorrido.

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Página 1 de 10
Me gusta esto

Pruebas en CPB