• Lo mejor del Rally de Suecia (Hyundai Motorsport)


    Publish In: Competición
  • Rally de Suecia (final)


    Publish In: Competición
  • Rally de Suecia: CRAIG BREEN Y MADS OSTBERG, AL ACECHO


    Publish In: Competición
  • EL NUEVO NISSAN LEAF ILUMINA EL FESTIVAL LLUM BCN


    Publish In: Nissan
  • Llega a España “Buzzcar”, el Ford Focus RS de investigación que refleja las emociones de los conductores


    Publish In: Ford
  • Hyundai KONA y el Hyundai i30 Fastback ganan el iF Design Award 2018


    Publish In: Hyundai
  • El Ford Fiesta WRC de M-Sport campeón del mundo se une a la exclusiva gama LEGO® Speed Champions


    Publish In: Ford
  • LOS SUV DE JAGUAR LAND ROVER: LA HERRAMIENTA PERFECTA PARA CONDUCIR POR NIEVE Y HIELO


    Publish In: Jaguar
  • El Hyundai i30 galardonado con el Premio "Coche del año de los lectores"


    Publish In: Hyundai
  • Hyundai Motor España más solidario que nunca con el Desierto de los Niños


    Publish In: Hyundai
  • MARCANDO EL CAMINO – EL NUEVO VOLKSWAGEN TOUAREG


    Publish In: Volkswagen
  • Llegan a Europa las primeras unidades del supercoche Ford GT


    Publish In: Ford
  • Porsche establece nuevos parámetros de calidad con Inno-Space


    Publish In: Porsche
  • La presidencia de la Comunidad de Madrid homenajea a Carlos Sainz y Lucas Cruz por su victoria en el Dakar 2018


    Publish In: Actualidad
  • El RACE considera que los planes del Ayuntamiento de Madrid van en contra de la seguridad vial.


    Publish In: Seguridad vial
  • Ford instala la valla publicitaria más grande certificada por GUINNESS WORLD RECORDS en el Edificio España


    Publish In: Ford
  • Un coche sin concesiones: El Nuevo Hyundai KONA Eléctrico


    Publish In: Hyundai
  • JAGUAR REANUDA LA PRODUCCIÓN DEL LEGENDARIO MODELO DE COMPETICIÓN D-TYPE


    Publish In: Jaguar
  • Ruta en moto a... Vietnam. (Packocho)


    Publish In: Actualidad
  • EL SUBARU FORESTER 2018: MÁS SEGURO QUE NUNCA


    Publish In: Subaru

Turbo TV

Programas Turbo TV
Pruebas Turbo TV
Baúl de los recuerdos

Cursos conducción


Más leídos

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterVisitas Hoy6629
mod_vvisit_counterVisitas Ayer9706
mod_vvisit_counterVisitas esta Semana6629
mod_vvisit_counterVisitas este mes217885
mod_vvisit_counterVisitas el mes pasado388439
mod_vvisit_counterTodas las visitas30486810

Tu IP: 54.90.119.59

Lunes, 08 de Octubre de 2012 19:09

Alicia Sornosa llega a Canadá.

De Arizona a ...

Llevo viajando desde septiembre de 2011 y me han pasado muchas cosas.

Miércoles, 12 de Diciembre de 2012 22:48

Alicia Sornosa: el dia que salí de Cali. (UFF!!)

En el Taller de Nando, apretamos la cadena y endurecimos la precarga de la direccción (ahora no llego casi al suelo, lo que me está dando problemillas).

En la primera gasolinera rellené el tanque y me dispuse a disfrutar de unas largas rectas entre campos de caña y maíz. Precioso, el sol lucía y en mi casco escuchaba a Radio Head. Pero antes de llegar a Popayán comenzaron a suceder cosas. Tal vez por que iba pensando en nada, tal vez por que no escuchaba un abejorro ensordecedor delante, o detrás. Tal vez … la cuestión es que de pronto la carretera estaba cortada, una larga hilera de autobuses uno detrás de otro esperaban pacientes a poder continuar por su carril, parecían elefantes atados de trompa a cola, gigantescos, impasibles, mientras las pequeñas motos como avispas zumbaban entre ellos, avanzando paralelas a la ristra de elefantes esperando su turno. Yo no iba a ser menos avispa, y aunque más bien parezco una abeja cargada de polen, subí la carretera al lado de los gigantes, varios kilómetros de atasco.


De pronto se confunden los que suben con los que bajan y la carretera se colapsa. No queda asfalto para continuar subiendo, pero miro a mi derecha y veo que el arcén de hierba está despejado. Ante la atónita mirada del vendedor de maíz asado, paso y acelero, en un momento estoy 300 metros por delante del tapón. Paro a preguntar qué es lo que está pasando:
” Los indigenas, que se quejan al gobierno han tapado la carretera atravesando unas mulas (camiones) y poniendo piedras para que no pasemos", me comenta un conductor de camión con brakets en los dientes y una divertida sonrisa; ahí nadie está enfadado. Pregunto si tienen razón, si esas tierras que reclaman los indios son de ellos…nadie me contesta con claridad, tienen miedo a decir lo que piensan.

Continúo entre los camiones, vendedores ambulantes que hacen de esta protesta su pequeño día de negocio.
"llevamos aquí desde las siete de la mañana (son las once), y no nos hemos movido aún, te vá a tocar esperar", me dice otro al paso lento de mi Descubierta.
Por fin y tras casi atropellar a unos cuantos despistados por el verde arcén, llego a primera línea donde un policía levanta la mano y me hace la señal de “pare”. Me miran con curiosidad y me preguntan que dónde voy. El enjambre de motos-avispa está deseando salir zumbando. Tras unos minutos, por fin, un policía se sube a otra de las avispas con una luz azul y dice que le sigamos. Comenzamos a subir el puerto esquivando hogueras y piedras, el poli no pasa de 60 km/h, todos estamos impacientes por adelantarle, miro por el retrovisor y los camiones-elefante se acercan poco a poco. Al rato, todos empiezan a adelantar al poli, yo: “donde fueres haz lo que vieres” y le dejo allí hasta que desaparece de mi espejo.

Cuando creo que ya ha terminado todo me encuentro de nuevo en otra “emboscada”: furgonetas blindadas del ejército, unas con una pala a modo de quita-nieves, otras llenas de soldados. Me vuelven a detener y me piden (de no muy buenos modos) que me orille. Yo refunfuño diciendo entre dientes que mi abeja cargada de polen no es tan fácil de mover como las nerviosas avispas. grrrr. Me echo a un lado y veo como trabaja la pala quita-nieves que se ha convertido en pala quita-piedras gigantes. Al rato, volvemos a salir. A los pocos metros, otro obstáculo más. Esta vez es un enorme trailer con las ruedas, las doce, pinchadas, entre un hueco y otro, consigo que con la ayuda de un policía, que mi moto pase sin atascarse. Le pregunto que si hay más barricadas, me dice que ésta era la última; al preguntar de nuevo por el tema estrella “las tierras que reclaman los indígenas” obtengo una sonrisa por respuesta.


Entre hogueras, piedras sueltas y barro seco continúo subiendo el puerto. Las casas de colores, los gallos y gallinas en el arcén, los campos de cultivo en escalera, el verde y las palemras me recuerdan a los puertos etíopes. De pronto un cartel que avisa que el firme no es muy firme, me pone en alerta, toca hacer off road, cada 300 metros el asfalto desaparece durante otros tantos metros. Otros, hay escalones invisibles que me hacen cerrar la boca de golpe, otros son agujeros profundos como pozos. Así, entretenida voy haciendo kilómetros.

Llego a Popayan y le digo a mi fiel GPS que me lleve a ver la catedral, pero está tan despistado como yo y me mete por un barrio humilde, con callejuelas con “topes” que cada vez que paso sobre ellos y oigo el “clon” del guarda-cárter me da una rabia.. Al final, una calle que según GPS tiene salida, está cortada. Tengo que dar la vuelta, aprovecho una rampa de azulejos y…plas! al suelo. Ahora con la suspensión más dura va muy bien, pero no llego al suelo y si hay una inclinación del suelo… Pido ayuda a unos muchachos que no me hacen ni caso y un señor de una casa, en calzoncillos, sale para ayudarme. Me dice que me vaya de ahí, que me pueden robar (ja! a quien se lleve mi moto sin caerse, le doy un premio, pienso descarada para mis adentros). He perdido mucho tiempo, ya no veo la catedral y me voy rumbo a Pasto.
Tras subir y bajar otros pequeños puertos llego a un peaje, Lo bueno de Colombia es que las motos no paga; lo malo, es que hay que pasar por un estrecho pasillo entre muretes. Ya lo veía yo viendo desde hace unos días y como hoy tengo el día tonto que echo de menos al abejorro veloz que me acompaña, voy escuchando a Rafio Head y estoy en fase de “tal vez”, pues me despisto y una de las maletas golpea a mi paso contra el muro , me atasco y se me cae la moto hacia la derecha. La pierna se queda atrapada, pero no mucho, gracias a mis maletas de SW-Motech que me montó 2TMoto, el hueco es suficiente para que no me aplaste. Pido ayuda a los de la garita del peaje que hacen caso omiso. Al final viene un chico hablando por el móvil, tranquilamente.
  Oye, le digo, que tengo la pierna aplastada, ayuda hombre!;   deja el móvil.
El viene tranquilo, cuelga, sonrie y me ayuda a desencajar la moto a la vez que me dice:
"despasio, que ahí se puede volver a dar usté".
Pues nada, continúo camino y veo como en una hora no queda sol. Me paran los militares tras una hora de curvas. Parece que por fin llegan las rectas, estoy en un llano, pero esto está alto (lo sé por los árboles).
-"De donde viene usté?
_De España_
_Cuánto tiempo lleva en la moto?
_Un año y dos meses_
_¿Va sola? He visto otras motos como ésta pero siempre varias juntas, nunca una mujer sola ... ¿No tiene miedo?
_Si, voy sola, no, no tengo miedo, ¿No están ustedes para protegerme en el camino? pues eso, de miedo nada.
El militar satisfecho por el cumplido me deja ir, no quiero que se me haga de noche, pero va a ser inevitable.
Y de nuevo comienzo a subir un puerto, la noche se abalanza unos minutos antes sobre el paisaje gracias a unas nubes negras que comienzan a descargar. Menos mal que llevo el traje de agua encima, que ya me lo imaginaba yo esto. Sigo escuchando a Radio Head (debo llevar mil veces escuchado este LP) sigo pensando en el abejorro que no aparece por ningún lado ya. Sigo con mis tal vez en la cabeza.
Subo, bajo, subo y bajo, curva cerrada a la derecha, a la izquierda, curva tipo rotonda, curva de tercera amplia…voy mirando el GPS que de ponto le dá por apagarse y encenderse solo. Mi media es de 40 km/h, adelanto a los camiones que durante unos segundos alumbran mi camino, está todo muy oscuro, presiento las enormes piedras que flanquean el camino. Veo unas luciérnagas ¿rojas?, no; son los ojos de un perro que pasa silbando a mi lado, ufff, no veo un pimiento y si voy más despacio, me caeré por falta de velocidad…aún me quedan 75 km de curvas, esto es inacabable.
Pero todo se puede complicar más, mucho más. Entro dentro de una nube. Lo que me faltaba, niebla.
Me pongo de pie y así veo mejor, curva, camión, curva, negrura y más curva. Algunas tienen pintada la linea amarilla en medio de la calzada, la cual sigo como un topo. Otras nada. A veces los camiones me alumbran, otras me deslumbran. La niebla me hace ser un topo (esto ya lo era antes) pero con cataratas. Así que yo, el topo con cataratas subida en una abeja con las patas llenas de polen, avanzamos lentamente hasta que por arte de magia, salimos de la nube. Una vez en tierra firme y ayudada por el reflejo en el suelo empapado de mi luz y de las reflectantes señales veo Pasto, al fondo, lleno de luces en una ladera al lado del volcán que aún está activo.
Pregunto la dirección a la que voy y el mensajero (que se saben todas las calles) se ofrece a que le siga. En unos minutos estoy delante de la casa de las personas que me acogen hoy.Ttengo que subir la moto a la rampa y ... pataplás, otra vez en el suelo, jajaja, han sido tres, hoy tres…pero creo que o me crecen las piernas, o esto es el comienzo de una nueva costumbre en mi: besar el suelo allá donde voy.

Domingo, 10 de Marzo de 2013 12:34

La llegada al fin del mundo

Mis primeras impresiones nada mas llegar a la bahía de Ushuaia....que emocionante!!

Sábado, 18 de Enero de 2014 12:55

Un continente admirable (Alicia Sornosa)

Primero quiero desearos a todos un feliz 2014,  repleto de pequeños viajes y grandes historias que llenen vuestras vidas de aventura y amor por las dos ruedas.

Lunes, 14 de Abril de 2014 20:42

Salón de la Moto de Madrid

El pasado fin de semana se celebró el Salón de la Motocicleta de Madrid, en las instalaciones del Palacio de Cristal de la Casa de Campo. Un fin de semana lleno de motos y motoristas en un espacio con un gran ambiente, cascos y muchas sorpresas.

Esta Semana Santa puedes ir a conocer un Marruecos fantástico acompañando a Alicia Sornosa y Gustavo Cuervo,

Os presentamos una nueva edicción de Turbo Tv cargada de contenido en la que, como siempre, no faltarán las novedades entre las que destacan el nuevo Honda CR-V, el Citroen C-Elysee o una completa prueba 4x4, en nuestro circuito CPB de Bercimuel, del Range, elnuevo PickUp de Ford. En el apartado de competición os hablaremos de la última prueba de la Copa Clio en el Jarama y la Challenge Twingo R2 de Sierra Morena. También os reservamos una sorpresa, que no es otra que la entrevista a Alicia Sornosa, la primera mujer en dar la vuelta al mundo en moto, en la que nos contará las experiencias y sensaciones que ha vivido en tan singular aventura.

Informacion adicional

  • -
Publicado en Turbo TV
Lunes, 10 de Febrero de 2014 17:48

Alicia Sornosa entra en Bolivia

Bolivia: de Tarija a La Paz

llamas en el camino

Entrar en Bolivia ha sido lo mejor que podía haber decidido en este viaje. Y aunque me queda mucho que descubrir de este país (la época del año no ha sido la mejor para visitar los pueblos del Amazonas, la Chiquitanía llena de iglesias barrocas de madera de las Misiones Jesuíticas, el tropical Santa Cruz…) he visto cosas muy interesantes y lugares mágicos como la Isla del Sol en el lago más alto del mundo, el Titicaca, he recorrido las pistas más increíbles entre montañas para llegar a los pueblos más alejados. He luchado contra el granizo y la humedad constante que la lluvia persistente ha dejado en todo mi equipo.  Esta vez, Bolivia me ha hecho abandonar por completo la “zona de confort” que pueda tener un viaje en moto y ha exprimido mi paciencia al máximo.

IMG_7768

Tarija.

Esta región del sur ha traído la calma a un viaje duro para llegar hasta El Camino de los Yungas o Carretera de la Muerte. En Uyuni nos encontramos con Rodrigo Paz. En ese momento era un motorista más al que invitábamos Andrés y yo a compartir mesa de desayuno junto con el resto del grupo. Y con un café en la mano nos invitó a visitar su ciudad, Tarija, la Andalucía Boliviana. Sonaba muy bien y predecían unos días de sol y calor que yo ya escuchaba de menos y mi catarro necesitaba. Accedimos y salimos. El camino es muy largo, de Uyuni a Potosí y de este a Tarija. Cuando nos quedaba algo menos de 100 km ya era de noche, la carretera de ascensión de uno de los puertos estaba rota en algunas partes y yo aminoré la marcha hasta límites insospechados, hasta los coches me adelantaban, pero es que yo, de noche, no veo nada.

Como siempre que pienso que algo puede ser peor de lo que uno tiene delante, así fue. Y la oscuridad y la falta de asfalto dio paso a otra subida tremenda (el paisaje debía ser increíble) con curvas y contra curvas que al coronar la cima se tapaban por la espesa niebla que se pegaba al suelo. Pasamos un puente largo y la bajada fue mortal. Se que adelanté unas motos pequeñas porque vi pasar unas sombras, igual eran fantasmas de los motoristas que murieron intentando bajar ese puerto, pensaba yo para animarme mientras comenzaba a tiritar de frío.

hotel Los Ceibos, Tarija

en las cocinas de Los Ceibos con el personal

 Llegamos pasadas las 12 de la noche, al hotel Los Ceibos (recomendado 100%). Conseguimos un sándwich que trajo un taxista y a dormir. Al día siguiente descubrimos una ciudad preciosa, llena de flores, parques y gente amable.  El matrimonio dueños de Los Ceibos, Mónica y Cristian son increíbles, nos alojan y ofrecen lo que está en sus manos. A cambio, como siempre utilizo esta moneda: la tortilla de patata o española, que si mi abuela me viera, me daría unos besos en la frente por lo bien que las hago ya. Una noche de viernes nos vamos a cenar a un mágico lugar “Pizza Pazza”, bailamos encima de las mesas y conocimos a sus dueños, otro matrimonio genial, boliviana y argentino que regentan uno de los garitos más locos de la vida social de esta ciudad.

Al final del acto, con el himno nacional de fondo

Al final del acto, con el himno nacional de fondo.

Desde el Consejo del Ayuntamiento, Rodrigo Paz me hace llamar. El motorista de la BMW F800GS, es el Presidente del Consejo de Tarija, Jaime Paz, hijo del ex presidente de Bolivia y continuador de una saga de políticos bolivianos, que sorpresa. Quiere organizar un acto para reconocer mi hazaña dando la vuelta al mundo y hacerme visitante ilustre de su ciudad. Acepto encantada mientras Andrés organiza talleres de clown y teatro. el acto en la plaza frente al Consejo es genial. Como dice mi compañero, esa plaza es de película. Mientras preparan la zona donde se me haría el homenaje (el segundo contando el de mi ciudad natal, Madrid), unos autobuses estacionados en medio de la calle, explican al público las bondades del gas. Al otro lado, una manifestación de nos se que, se une a nuestro acto junto con la gente que observaba las nuevas tecnologías. El acto resulta muy emotivo y pese a que me encanta hablar, me bloqueo de la emoción cuando me pasan estas cosas. Me llevo un bonito recuerdo de ese día, me impresiona que las personas se preocupen en gente como yo. Me siego muy bien y feliz de que esto haya ocurrido. Gracias Rodrigo. Tarija nos lo da todo.

En la casa del Lago, con los músicos de Uno más Uno y Andrés Pérez

En la casa del Lago, con los músicos de Uno más Uno y Andrés Pérez.

No nos dejaban irnos de allí, cosa que nos encantaba, pudimos visitar la casa del lago, con unos artistazos que tocan guitarra y cantan (Uno más Uno) y además son del grupo de motoristas de allí. Una casa colonial, con un hermoso patio interior y un cuidado jardín que da al lago artificial, hecho por una presa. Un lugar donde relajarse tras un bonito camino por el borde de la presa al que yo llegaba tras haber rodado una serie de consejos sobre Seguridad Vial para la televisión de allí. Una tiene que trabajar para seguir viajando, que no me regalan nada…

IMG_1379

IMG_1381

Estuvimos en una bonita casa de campo de 1900 de otro de los amigos, donde aprendía a moler maíz a la antigua usanza, con piedra sobre piedra y de pie. El camino precioso, pasando por un cortado increíble que daba paso al río. Desde esta zona del Valle, los viñedos típicos de esta zona se sucedían uno tras otro. El vino de Tarija es conocido por unas uvas que crecen en altitud, un cuerpo rotundo y un sabor fuerte muy abrutado, ideal para las carnes que se comen en parrilla al estilo argentino 8están muy cerca de la frontera), una delicia para el gusto y un placer compartir con estas familias un poco de su vida.

 

IMG_1966

Tarija nos acogió sin dejarnos marchar, pero aún nos quedaba lo mejor que hacer: visitar las Aldeas SOS con el grupo de motoristas amigos, para llevar juguetes y un día de diversión a estos pequeños y no tanto que viven en esta ONG holandesa.   Tras este día entregado a los demás, decidimos que era el momento de salir hacia La Paz para comenzar a pensar en hacer el Camino de la Muerte, una de las carreteras míticas del continente sur americano, uno de los lugares más deseados de motoristas y ciclistas, por su complicado descenso o subida, pero sobretodo, por su paisaje increíble. Gracias Tarija, os llevamos en el corazón.

vistas de La Paz desde El AltoLa Paz.

No ha sido fácil llegar hasta La Paz, como no, en época de lluvias hay eso, lluvias infinitas que agotan al mejor equipado. Si esto se adereza con los más de 4.000 metros de altitud, el resultado es estar tiritando, húmedo y cansado todo el viaje. Pero hay que llegar y así fue. Gracias a nuestro amigo  que nos vino a buscar en su Harley comimos en un rico restaurante en la carretera y entramos en calor. Menos mal. Dormir en el frío Oruro y volver a ponerse uno todo húmedo es horrible, pero con el estomago caliente, que me echen lo que sea…y así fue. La granizada con la que La Paz nos recibió fue monumental. La carretera se ponía blanca mientras el dolor en mis manos por las bolas de granizo era cada vez más grande. En esos momentos ni guantes de cuero, ni cubre puños ni ná, dolor y más dolor además del miedo a “resbalar”.

Pero como no hay mal que cien años dure, llegamos al precioso hostal donde Mariana Machicao, nos esperaba. Este hostal se llama “Mi Casa” y en él nos hemos sentido como en tal. Las vistas desde El Alto, son impresionantes y te dejan adivinar lo que allá abajo se cuece. Una ciudad llena de rincones y lugares de gran historia.Los siguientes días de la semana que hemos estado en La Paz han sido tremendos, medios de comunicación a los que ir a contar, una gran cena de bienvenida con el grupo más “salao” de La Paz, el de Harley, que el último día nos obsequiaron con una bonita piedra tallad a mano y que llevo en mis maletas hasta España pese al peso, jeje. Nos hicieron compartir cena y re-cena, con un grande, el piloto boliviano del Dakar Walter Nosiglia.

Pero nuestro destino no era la Paz, sino Los Yungas, aunque parecía que el tiempo no nos dejaría llegar nunca. La primera intentona: subiendo la cumbre a más de 4.600metros de altitud comienza a descender la temperatura, 5, 4, 3, 2, 1 grados centígrados. La cosa comienza a ponerse fea cuando la lluvia se transforma al bajar a los 0 grados en nieve. Bueno, un poco no  importa, pienso mientras un capa de copos se posan en la visera de mi casco.

nieve

Bueno, sigo pensando unos kilómetros más allá, un poco de nieve en el cuerpo, hace de térmica y no me entrara más frío…bueno, los pies ni los siento, pero al bajar seguro que hace un sol brillante y se calientan…pero no, mis pensamientos son parados por Andrés, que detiene su moto frente a la mía, me hace una seña de “voy a mirar un poco más adelante, espera” y a los quince segundos vuelve pidiéndome que regresemos, la cosa está muy fea al otro lado y cae vez nieva más. En un viaje largo, ser precavido es lo mejor para mantenerse sano y con la moto enmarca. Decidimos volver, ya atacaríamos Los yungas en otro momento…

Y vuelta a empezar, comida aquí y charla allá. Y siempre llegando a casa de Mariana “Mi Casa” un hostal que es un oasis en La Paz, con frutales, huerto, bonitos pájaros y la amistad y charlas rodeando la mesa de esta casa, de esta familia que nos acogió como una parte más.

Recomiendo a los viajeros pasar por este hostal y agradezco a la familia Machicao sus historias, sus tardes de té y todo el cariño que me han dejado, lo llevo en el corazón.

Y de nuevo a Los Yungas, esta vez llegaríamos, pero eso, es otra historia…

Lunes, 06 de Enero de 2014 15:23

Alicia Sornosa continúa sus Rutas Míticas.

El mejor regalo de Reyes

Jueves, 06 de Junio de 2013 18:14

Curso de Trail para viajeros.

En nuestras instalaciones de Bercimuel (CPB), Alicia Sornosa y Andrés Perez llevaron a cabo su primer curso para motoristas viajeros.


<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Página 1 de 18
Me gusta esto

Pruebas en CPB