• EL OPEL INSIGNIA BRILLA CON UN NUEVO ASPECTO Y LA MEJOR TECNOLOGÍA DE ILUMINACIÓN, CON LUCES DE INTELLILUX LED PÍXEL

    EL OPEL INSIGNIA BRILLA CON UN NUEVO ASPECTO Y LA MEJOR TECNOLOGÍA DE ILUMINACIÓN, CON LUCES DE INTELLILUX LED PÍXEL


    Publish In: Opel
  • Abarth 124 rally: un 2019 de grandes éxitos deportivos para celebrar el 70 aniversario de la marca del Escorpión

    Abarth 124 rally: un 2019 de grandes éxitos deportivos para celebrar el 70 aniversario de la marca del Escorpión


    Publish In: Fiat
  • KIA LANZA UN ‘ELECTRIFICATION HUB’ CON TIME

    KIA LANZA UN ‘ELECTRIFICATION HUB’ CON TIME


    Publish In: Kia
  • 	INNOVADORA TECNOLOGÍA DE ILUMINACIÓN PARA UNA MÁXIMA SEGURIDAD

    INNOVADORA TECNOLOGÍA DE ILUMINACIÓN PARA UNA MÁXIMA SEGURIDAD


    Publish In: Skoda
  • Toyota matricula su primer vehículo eléctrico de hidrógeno en España

    Toyota matricula su primer vehículo eléctrico de hidrógeno en España


    Publish In: Toyota
  • LA GUÍA MICHELIN, TRIPADVISOR Y ELTENEDOR PRESENTAN UN ACUERDO ESTRATÉGICO DE COLABORACIÓN INTERNACIONAL

    LA GUÍA MICHELIN, TRIPADVISOR Y ELTENEDOR PRESENTAN UN ACUERDO ESTRATÉGICO DE COLABORACIÓN INTERNACIONAL


    Publish In: Actualidad
  • NUEVO SUBARU FORESTER ECO HYBRID: TAN SUBARU COMO SIEMPRE, MÁS SUBARU QUE NUNCA

    NUEVO SUBARU FORESTER ECO HYBRID: TAN SUBARU COMO SIEMPRE, MÁS SUBARU QUE NUNCA


    Publish In: Subaru
  • Podemos estar contentos y orgullosos con el año que hemos hecho

    Podemos estar contentos y orgullosos con el año que hemos hecho"


    Publish In: Competición
  • del Baúl de los recuerdos: Baja Montesblancos, 1985


    Publish In: Baúl de los recuerdos
  • Retromovil Madrid

    Retromovil Madrid


    Publish In: Salones del Automóvil
  • La VI Jarama-Maria de Villota se convierte en benéfica.

    La VI Jarama-Maria de Villota se convierte en benéfica.


    Publish In: Competición
  • SEAT Mii ELECTRIC: UN ELÉCTRICO REALMENTE ASEQUIBLE

    SEAT Mii ELECTRIC: UN ELÉCTRICO REALMENTE ASEQUIBLE


    Publish In: Seat
  • Bertrand Piccard bate el record mundial de distancia recorrida con un vehículo propulsado por hidrógeno con el Hyundai NEXO

    Bertrand Piccard bate el record mundial de distancia recorrida con un vehículo propulsado por hidrógeno con el Hyundai NEXO


    Publish In: Hyundai
  • EL COCHE QUE HABLA CON LOS SEMÁFOROS

    EL COCHE QUE HABLA CON LOS SEMÁFOROS


    Publish In: Seat
  • Luis Moya presenta el Passat GTE

    Luis Moya presenta el Passat GTE


    Publish In: Volkswagen
  • Los cinco ceros que definen al Peugeot e-208

    Los cinco ceros que definen al Peugeot e-208


    Publish In: Peugeot
  • Hyundai Motor Group desarrolla la primera tecnología de control activo de ruido de rodadura del mundo

    Hyundai Motor Group desarrolla la primera tecnología de control activo de ruido de rodadura del mundo


    Publish In: Hyundai
  • Citroën en el mundial de Rallys


    Publish In: Competición
  • MICHELIN MX: VUELVE EL MEJOR NEUMÁTICO PARA EL SEAT 600

    MICHELIN MX: VUELVE EL MEJOR NEUMÁTICO PARA EL SEAT 600


    Publish In: Actualidad
  • 	NUEVO ŠKODA SUPERB IV: EL PRIMER HÍBRIDO ENCHUFABLE DE LA MARCA

    NUEVO ŠKODA SUPERB IV: EL PRIMER HÍBRIDO ENCHUFABLE DE LA MARCA


    Publish In: Skoda

Cursos conducción


Más leídos

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterVisitas Hoy11952
mod_vvisit_counterVisitas Ayer14602
mod_vvisit_counterVisitas esta Semana51768
mod_vvisit_counterVisitas este mes64037
mod_vvisit_counterVisitas el mes pasado364583
mod_vvisit_counterTodas las visitas37461074

Tu IP: 3.227.252.66
Lunes, 10 de Febrero de 2014 17:48

Alicia Sornosa entra en Bolivia

Bolivia: de Tarija a La Paz

llamas en el camino

Entrar en Bolivia ha sido lo mejor que podía haber decidido en este viaje. Y aunque me queda mucho que descubrir de este país (la época del año no ha sido la mejor para visitar los pueblos del Amazonas, la Chiquitanía llena de iglesias barrocas de madera de las Misiones Jesuíticas, el tropical Santa Cruz…) he visto cosas muy interesantes y lugares mágicos como la Isla del Sol en el lago más alto del mundo, el Titicaca, he recorrido las pistas más increíbles entre montañas para llegar a los pueblos más alejados. He luchado contra el granizo y la humedad constante que la lluvia persistente ha dejado en todo mi equipo.  Esta vez, Bolivia me ha hecho abandonar por completo la “zona de confort” que pueda tener un viaje en moto y ha exprimido mi paciencia al máximo.

IMG_7768

Tarija.

Esta región del sur ha traído la calma a un viaje duro para llegar hasta El Camino de los Yungas o Carretera de la Muerte. En Uyuni nos encontramos con Rodrigo Paz. En ese momento era un motorista más al que invitábamos Andrés y yo a compartir mesa de desayuno junto con el resto del grupo. Y con un café en la mano nos invitó a visitar su ciudad, Tarija, la Andalucía Boliviana. Sonaba muy bien y predecían unos días de sol y calor que yo ya escuchaba de menos y mi catarro necesitaba. Accedimos y salimos. El camino es muy largo, de Uyuni a Potosí y de este a Tarija. Cuando nos quedaba algo menos de 100 km ya era de noche, la carretera de ascensión de uno de los puertos estaba rota en algunas partes y yo aminoré la marcha hasta límites insospechados, hasta los coches me adelantaban, pero es que yo, de noche, no veo nada.

Como siempre que pienso que algo puede ser peor de lo que uno tiene delante, así fue. Y la oscuridad y la falta de asfalto dio paso a otra subida tremenda (el paisaje debía ser increíble) con curvas y contra curvas que al coronar la cima se tapaban por la espesa niebla que se pegaba al suelo. Pasamos un puente largo y la bajada fue mortal. Se que adelanté unas motos pequeñas porque vi pasar unas sombras, igual eran fantasmas de los motoristas que murieron intentando bajar ese puerto, pensaba yo para animarme mientras comenzaba a tiritar de frío.

hotel Los Ceibos, Tarija

en las cocinas de Los Ceibos con el personal

 Llegamos pasadas las 12 de la noche, al hotel Los Ceibos (recomendado 100%). Conseguimos un sándwich que trajo un taxista y a dormir. Al día siguiente descubrimos una ciudad preciosa, llena de flores, parques y gente amable.  El matrimonio dueños de Los Ceibos, Mónica y Cristian son increíbles, nos alojan y ofrecen lo que está en sus manos. A cambio, como siempre utilizo esta moneda: la tortilla de patata o española, que si mi abuela me viera, me daría unos besos en la frente por lo bien que las hago ya. Una noche de viernes nos vamos a cenar a un mágico lugar “Pizza Pazza”, bailamos encima de las mesas y conocimos a sus dueños, otro matrimonio genial, boliviana y argentino que regentan uno de los garitos más locos de la vida social de esta ciudad.

Al final del acto, con el himno nacional de fondo

Al final del acto, con el himno nacional de fondo.

Desde el Consejo del Ayuntamiento, Rodrigo Paz me hace llamar. El motorista de la BMW F800GS, es el Presidente del Consejo de Tarija, Jaime Paz, hijo del ex presidente de Bolivia y continuador de una saga de políticos bolivianos, que sorpresa. Quiere organizar un acto para reconocer mi hazaña dando la vuelta al mundo y hacerme visitante ilustre de su ciudad. Acepto encantada mientras Andrés organiza talleres de clown y teatro. el acto en la plaza frente al Consejo es genial. Como dice mi compañero, esa plaza es de película. Mientras preparan la zona donde se me haría el homenaje (el segundo contando el de mi ciudad natal, Madrid), unos autobuses estacionados en medio de la calle, explican al público las bondades del gas. Al otro lado, una manifestación de nos se que, se une a nuestro acto junto con la gente que observaba las nuevas tecnologías. El acto resulta muy emotivo y pese a que me encanta hablar, me bloqueo de la emoción cuando me pasan estas cosas. Me llevo un bonito recuerdo de ese día, me impresiona que las personas se preocupen en gente como yo. Me siego muy bien y feliz de que esto haya ocurrido. Gracias Rodrigo. Tarija nos lo da todo.

En la casa del Lago, con los músicos de Uno más Uno y Andrés Pérez

En la casa del Lago, con los músicos de Uno más Uno y Andrés Pérez.

No nos dejaban irnos de allí, cosa que nos encantaba, pudimos visitar la casa del lago, con unos artistazos que tocan guitarra y cantan (Uno más Uno) y además son del grupo de motoristas de allí. Una casa colonial, con un hermoso patio interior y un cuidado jardín que da al lago artificial, hecho por una presa. Un lugar donde relajarse tras un bonito camino por el borde de la presa al que yo llegaba tras haber rodado una serie de consejos sobre Seguridad Vial para la televisión de allí. Una tiene que trabajar para seguir viajando, que no me regalan nada…

IMG_1379

IMG_1381

Estuvimos en una bonita casa de campo de 1900 de otro de los amigos, donde aprendía a moler maíz a la antigua usanza, con piedra sobre piedra y de pie. El camino precioso, pasando por un cortado increíble que daba paso al río. Desde esta zona del Valle, los viñedos típicos de esta zona se sucedían uno tras otro. El vino de Tarija es conocido por unas uvas que crecen en altitud, un cuerpo rotundo y un sabor fuerte muy abrutado, ideal para las carnes que se comen en parrilla al estilo argentino 8están muy cerca de la frontera), una delicia para el gusto y un placer compartir con estas familias un poco de su vida.

 

IMG_1966

Tarija nos acogió sin dejarnos marchar, pero aún nos quedaba lo mejor que hacer: visitar las Aldeas SOS con el grupo de motoristas amigos, para llevar juguetes y un día de diversión a estos pequeños y no tanto que viven en esta ONG holandesa.   Tras este día entregado a los demás, decidimos que era el momento de salir hacia La Paz para comenzar a pensar en hacer el Camino de la Muerte, una de las carreteras míticas del continente sur americano, uno de los lugares más deseados de motoristas y ciclistas, por su complicado descenso o subida, pero sobretodo, por su paisaje increíble. Gracias Tarija, os llevamos en el corazón.

vistas de La Paz desde El AltoLa Paz.

No ha sido fácil llegar hasta La Paz, como no, en época de lluvias hay eso, lluvias infinitas que agotan al mejor equipado. Si esto se adereza con los más de 4.000 metros de altitud, el resultado es estar tiritando, húmedo y cansado todo el viaje. Pero hay que llegar y así fue. Gracias a nuestro amigo  que nos vino a buscar en su Harley comimos en un rico restaurante en la carretera y entramos en calor. Menos mal. Dormir en el frío Oruro y volver a ponerse uno todo húmedo es horrible, pero con el estomago caliente, que me echen lo que sea…y así fue. La granizada con la que La Paz nos recibió fue monumental. La carretera se ponía blanca mientras el dolor en mis manos por las bolas de granizo era cada vez más grande. En esos momentos ni guantes de cuero, ni cubre puños ni ná, dolor y más dolor además del miedo a “resbalar”.

Pero como no hay mal que cien años dure, llegamos al precioso hostal donde Mariana Machicao, nos esperaba. Este hostal se llama “Mi Casa” y en él nos hemos sentido como en tal. Las vistas desde El Alto, son impresionantes y te dejan adivinar lo que allá abajo se cuece. Una ciudad llena de rincones y lugares de gran historia.Los siguientes días de la semana que hemos estado en La Paz han sido tremendos, medios de comunicación a los que ir a contar, una gran cena de bienvenida con el grupo más “salao” de La Paz, el de Harley, que el último día nos obsequiaron con una bonita piedra tallad a mano y que llevo en mis maletas hasta España pese al peso, jeje. Nos hicieron compartir cena y re-cena, con un grande, el piloto boliviano del Dakar Walter Nosiglia.

Pero nuestro destino no era la Paz, sino Los Yungas, aunque parecía que el tiempo no nos dejaría llegar nunca. La primera intentona: subiendo la cumbre a más de 4.600metros de altitud comienza a descender la temperatura, 5, 4, 3, 2, 1 grados centígrados. La cosa comienza a ponerse fea cuando la lluvia se transforma al bajar a los 0 grados en nieve. Bueno, un poco no  importa, pienso mientras un capa de copos se posan en la visera de mi casco.

nieve

Bueno, sigo pensando unos kilómetros más allá, un poco de nieve en el cuerpo, hace de térmica y no me entrara más frío…bueno, los pies ni los siento, pero al bajar seguro que hace un sol brillante y se calientan…pero no, mis pensamientos son parados por Andrés, que detiene su moto frente a la mía, me hace una seña de “voy a mirar un poco más adelante, espera” y a los quince segundos vuelve pidiéndome que regresemos, la cosa está muy fea al otro lado y cae vez nieva más. En un viaje largo, ser precavido es lo mejor para mantenerse sano y con la moto enmarca. Decidimos volver, ya atacaríamos Los yungas en otro momento…

Y vuelta a empezar, comida aquí y charla allá. Y siempre llegando a casa de Mariana “Mi Casa” un hostal que es un oasis en La Paz, con frutales, huerto, bonitos pájaros y la amistad y charlas rodeando la mesa de esta casa, de esta familia que nos acogió como una parte más.

Recomiendo a los viajeros pasar por este hostal y agradezco a la familia Machicao sus historias, sus tardes de té y todo el cariño que me han dejado, lo llevo en el corazón.

Y de nuevo a Los Yungas, esta vez llegaríamos, pero eso, es otra historia…

A Teo Romera (MrHicks46), lo conocí en la misma ciudad donde nació, Madrid. Pensé que sería un tipo raro, ya que sus principios contando una vuelta al mundo eran a base de videoblog en el que él no salía, sólo se escuchaba su voz dentro de su casco y mostraba con imágenes todo lo que veía a través de él.


Lunes, 21 de Septiembre de 2015 21:02

10 razones para viajar en moto

10 razones para viajar en moto.

Miércoles, 19 de Junio de 2013 20:59

Alicia Sornosa desde Galicia

¡¡Me han robado!!!

¡Me habían robado!, llegué agotada a la gasolinera y eso que solo llevaba dos horas conduciendo, pero dos horas luchando contra el vendaval: la moto de lado, yo medio fuera y cada vez que me adelantaba o pasaba en contradirección un camión de estos con sus 10 ruedas, la moto me daba banzazos hasta estabilizarse, ¡que cansancio! Pero tenía que llegar a Colac al menos, es la mitad del camino de los 500 km hasta Melbourne. Lo único bueno, volví a pensar, es que no llueve como ayer.

Por el camino a Colac

Paré en una gasolinera de un pequeño pueblo. Todo era como de una película de Almodóvar, pero a la australiana. Los surtidores de dos colores, rojo y negro. Busco el octanaje pero no lo veo. Supongo que el negro es diésel, pero quiero saber qué tipo de gasolina voy a echar a Descubierta. Llega un señor en una camioneta pick up (todos usan esas camionetas allí, observo) es un tipo alto, con la cara curtidísima, le faltan dos dientes, le pregunto por el octanaje y no me entiende, yo a él, tampoco, le doy las gracias, me mira extrañado y yo a él. Segunda intentona con otro tipo de las mismas características, pienso que falta un buen dentista en esta zona. Nada, al final, por puro aburrimiento, echo la gasolina que sale del tubo rojo, peor que lo que ha bebido Descubierta en África, no va a ser, me digo.

Entro en la pequeña tienda de la gasolinera. Tiene un microondas y un muestrario de rollos y salchichas grasientas. Huele a comida, a pizza y eso también me recuerda que solo llevo un calfelín en el cuerpo, debería comer. Cuando voy en ruta no me acuerdo ni del hambre. Espero mi turno mientras observo, un hombre grande, con el pelo rubio y barba, pintas de mecánico, debe ser el dueño, que trabaja en el taller pegado a la tiendecita. Un chico joven, grandón y con una sonrisilla absurda en la cara. No quita ojo a la cajera, una chica rubia y delgada que esconde su trozo de pizza cuando se acerca el cliente.

En el camino 2

Me toca, la rubia me sonríe, me dice el precio en un inglés indescifrable, menos mal que puedo pagar con la tarjeta y no me tengo que poner a contar billetes. Pero, no encuentro las tarjetas, me las he dejado en la moto? Que raro, en el TOP Case no suelo llevar el dinero. Pido disculpas y salgo, busco, no encuentro, me vuelvo a remirar los bolsillos, el monedero…nada. La cara de alegría se me va transformando en cara de cabreo, ¿donde lo habré puesto? Vuelta a mirar en la moto, en la bolsa amarilla de la ropa, en el sobredepósito. Nada. NADA.

Vuelvo a la tienda con los ojos a puntito de explotar en lágrimas, ME HAN ROBADO, joder, joder y joder, el puto pueblo de las señoras con mostacho!! Pero cuando…?
Pido disculpas por enésima vez y además, ayuda. Se apiadan de mi cuando saco unos billetes y pago mis litros de “nafta”. El chico joven sigue con esa sonrisa estúpida en la cara y yo pensado que me han robado. Por Dios, no te sonrías, estoy a miles de kilómetros de mi banco y no tengo más dinero que el que escondo para emergencias en mi chaqueta. El pollo sigue sonriendo, me mira, mira a su padre, mira a la rubia…sonríe.

Les pido que llamen al hostel, hay un contestador y hasta las cuatro de la tarde no abren la recepcción, que raro, les dejo un mensaje con lo que me ha pasado en susodicho contestador. Siguiente paso, llamar a Visa, menos mal que tiene un numero gratuito y me atienden, a la media hora de estar colgada del teléfono y con la oreja ardiendo, pero en español. Mientras ya se de qué va el muchacho, es un poco bobo, va detrás de la rubia, le lleva regalitos absurdos mientras mira de reojo al padre. La rubia lo aguanta por no perder el trabajo, él es inofensivo y el padre hace la vista gorda, su hijo está entretenido. Que bien aquí salen todos ganando, el padre, la rubia y el bobo.

Great Ocean Road comiendo Fish&Chips

Cada vez que lo pienso me dan ganas de llorar, seré estúpida, dejé 2 minutos la habitación abierta, mientras cargaba la moto. ¡Que tonta!. Y ahora, qué…Fuera el viento sigue soplando, miro el parte en mi móvil con conexión 3G, rachas de viento de 40km/h a 50…vaya mañanita que llevo. Subo sobre el lomo de Descubierta y decido llegar a Colac como sea. Y lo hago, dos horas más sin dejar de sufrir el vendaval acompañado de maravillosas gotitas de lluvia que enguarrinan la visera de mi casco cuando salpican las ruedas de los coches y camiones que me adelantan sin piedad. No he pasado de tercera, ni de 60km/h, voy fuera de la moto totalmente. Me duele hasta el alma…y sin tarjetas, espero no tener ningún imprevisto gordo.

El pescado, las patatas y la torta de patata

Como no tengo tarjetas tengo que ahorrar y lo peor es que me vuelvo a acordar de que tengo hambre. Y poco “cash”, decido hacer algo que nunca hago, meterme en un “fish & chips” y por menos de 10 dólares comer y beber agua. El lugar tiene unos cuanto premios, pero no se de qué. El pescado está bajo una enorme capa de rebozo que quito inmediatamente, está rico. Lo de “sin patatas” no lo entienden y me ponen las fritas y otra cosa que parece otro trozo de pescado. Es una masa de patatas frita. Coño, esto es como lo de “pan con pan” (comida de tontos) pero con patatas. Doy buena cuenta y comienza otra vez el suplicio contra el viento y la lluvia por la carretera.

Con Marlene y Stand

Me acuerdo de Stand y Marlene, un matrimonio motorizado que me dieron su dirección, en Colac. Llego hasta este pueblo a 250 km de Melbourne y paro en el MacDonals, ahí se que hay Internet y por si tengo que hacer llamadas por el Viber… Mando un SMS a Marlene y otro a Stand, no tardan en contestar. Me dan cobijo en una hora en su casa. Tienen un perro negro, una casa grande, dos coches y una caravana, ¡dentro hay cinco motos! ¡Me gusta!
Me atienden, Marlene me da un abrazo y me dice que no me preocupe cuando les cuento lo sucedido, me echo a llorar. Me abraza de nuevo y me pregunta que cuanto tiempo llevo fuera de casa, 5 meses…claro, no me extraña que llores, ¿hace cuanto que no te abrazaban? Me pregunta. Mucho, contesto y vuelvo a llorar.

Cenando en familia

Cuando se me pasa, me enseñan mi habitación y me invitan a que me quede el tiempo que quiera, son amorosos. Stand trabaja con guías de educación de pequeños, Marlene me cuanta sus aventuras en moto mientras prepara una cena. Hay de todo, verduras, cordero, pan, aperitivos aceitunas y vino. Entre las dos nos terminamos dos botellas. ¡A dormir calentita!

La moto campeona y su piloto

Al día siguiente es sábado, amanece lloviendo y con más viento que ayer. Marlene me pide que me quede, acepto encantada. Nos vamos a ver a su cuñado, la hermana de Stand murió. Es un hombre que vive en medio del campo, con cinco perros, le fata una oreja, está cuadrado y tiene 75 años. Alucinante, además tiene cuatro Triumph las arranca todas y lo hacen a la primera pese a las telarañas que las cubren. También tiene unas motos con side. Una lleva el numero 1. Se lo que significa, esa moto ha sido la ganadora de un campeonato alguna vez. Me intereso, me cuanta que él corría y ganaba. Me enseña fotos en un circuito de velocidad de tierra. ¡¡Que gente tan increíble!!

Arrancan a la primera!

Nos vamos en coche, sigue haciendo un tiempo de perros y me llevan a un parque natural. Tardamos 3h en llegar (aquí no tienen prisa nunca, como todo es tan grande, están acostumbrados) El paisaje es increíble, bosque, piedras, riscos, niebla, unas vistas alucinantes desde lo alto. No vamos a hacer el trekking de dos horas que hay, hace mucho frío. Después bajamos la montaña, Marlene ha preparado un picnic Comemos sándwich y volvemos al coche, ahora vamos a ir a un centro de aborígenes. Escuchamos el Dijiridoo.

Recorte del periódico local

La vuelta la hago dormida, muchas cosas en poco tiempo. Mañana me voy. Me levanto y está diluviando, Marlene me dice que me quede, pero quiero llegar a Melbourne y solucionar lo de mis tarjetas. Son encantadores, he pasado un fin de semana increíble. Me han hecho una entrevista que saldrá en el periódico local. Me han presentado a sus amigos. Nunca lo olvidaré.

Por fin! mis tarjetas, gracias ASM

Llego a Melbourne cayendo la del pulpo y pensando en lo amables que han sido conmigo. Estoy muy agradecida. Es domingo, el lunes llegan mis nuevas tarjetas. Gracias a un robo he vivido dos increíbles días con gente estupenda. En Melbourne me esperan mis amigos, Phill, Ben y Michel, el dueño del loft en el que vivo, estoy teniendo mucha suerte. Este viaje en solitario me gusta, pero me gusta por que no estoy sola. Paradoja. Cuando estoy sobre la moto en el camino no me importa, soy feliz, disfruto con el viento, los olores, los colores, el paisaje… pero cenar sola, comer sola, desayunar sola y contarme las penas sola, me da pereza. Menos mal que al día siguiente llegaron las tarjetas, gracias a ASM, uno de mis patrocinadores, todo efectividad!

La Great Ocean Road, me ha sorprendido, en todos los aspectos, no ha dejado ni uno sin alterar

Informacion adicional

  • -

La pasada semana en la ciudad de Anchorage, la aventurera Alicia Sornosa, procedió a un nuevo cambio de neumáticos. Los usados TKC 80 que han aguantado más de 10.000 km desde el último cambio hasta la vuelta de Inuvik, en el Círculo Polar, la han llevado por una de las pistas más largas del mundo, la Dempster Hy 1500 kilómetros off road donde los TKC 80 se han comportado perfectamente.

Y otras tantas veces esta petición en mi blog: ¿Por qué no escribes sobre cómo encontrar un patrocinio?

Cada vez es más amplio el panorama de viajeros por el mundo, viajeros que sobre sus dos ruedas, muchas veces cargadas hasta arriba, otras con un equipaje más ligero, viajeros que se fueron y nunca han vuelto, viajeros que vienen y van. Sin embargo, todos en común tienen algo: les gusta la gente, la aventura y sentir lo que les rodea abrazando su cuerpo.

Informacion adicional

  • -
Publicado en Actualidad
Sábado, 26 de Septiembre de 2015 12:27

Hoy es un día normal, aunque, en realidad, no lo es.

 Hoy estreno un logo, algo pequeño que dentro, tiene mucha información. Un logo que con sus colores habla de mis orígenes, que representa la marca con la que estoy colaborando y que me permitirá representar muchas de las facetas que tengo, desde la periodista radiofónica hasta la aventurera, desde la reportera de televisión hasta la escritora. Pero siempre, sobretodo, la de una persona positiva, con tesón y ganas de contar una y otra vez que este mundo en el que vivimos, es maravilloso.

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Página 1 de 16
Me gusta esto

Pruebas en CPB