• Lo mejor del Rally de Suecia (Hyundai Motorsport)


    Publish In: Competición
  • Rally de Suecia (final)


    Publish In: Competición
  • Rally de Suecia: CRAIG BREEN Y MADS OSTBERG, AL ACECHO


    Publish In: Competición
  • EL NUEVO NISSAN LEAF ILUMINA EL FESTIVAL LLUM BCN


    Publish In: Nissan
  • Llega a España “Buzzcar”, el Ford Focus RS de investigación que refleja las emociones de los conductores


    Publish In: Ford
  • Hyundai KONA y el Hyundai i30 Fastback ganan el iF Design Award 2018


    Publish In: Hyundai
  • El Ford Fiesta WRC de M-Sport campeón del mundo se une a la exclusiva gama LEGO® Speed Champions


    Publish In: Ford
  • LOS SUV DE JAGUAR LAND ROVER: LA HERRAMIENTA PERFECTA PARA CONDUCIR POR NIEVE Y HIELO


    Publish In: Jaguar
  • El Hyundai i30 galardonado con el Premio "Coche del año de los lectores"


    Publish In: Hyundai
  • Hyundai Motor España más solidario que nunca con el Desierto de los Niños


    Publish In: Hyundai
  • MARCANDO EL CAMINO – EL NUEVO VOLKSWAGEN TOUAREG


    Publish In: Volkswagen
  • Llegan a Europa las primeras unidades del supercoche Ford GT


    Publish In: Ford
  • Porsche establece nuevos parámetros de calidad con Inno-Space


    Publish In: Porsche
  • La presidencia de la Comunidad de Madrid homenajea a Carlos Sainz y Lucas Cruz por su victoria en el Dakar 2018


    Publish In: Actualidad
  • El RACE considera que los planes del Ayuntamiento de Madrid van en contra de la seguridad vial.


    Publish In: Seguridad vial
  • Ford instala la valla publicitaria más grande certificada por GUINNESS WORLD RECORDS en el Edificio España


    Publish In: Ford
  • Un coche sin concesiones: El Nuevo Hyundai KONA Eléctrico


    Publish In: Hyundai
  • JAGUAR REANUDA LA PRODUCCIÓN DEL LEGENDARIO MODELO DE COMPETICIÓN D-TYPE


    Publish In: Jaguar
  • Ruta en moto a... Vietnam. (Packocho)


    Publish In: Actualidad
  • EL SUBARU FORESTER 2018: MÁS SEGURO QUE NUNCA


    Publish In: Subaru

Turbo TV

Programas Turbo TV
Pruebas Turbo TV
Baúl de los recuerdos

Cursos conducción


Más leídos

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterVisitas Hoy4425
mod_vvisit_counterVisitas Ayer9706
mod_vvisit_counterVisitas esta Semana4425
mod_vvisit_counterVisitas este mes215681
mod_vvisit_counterVisitas el mes pasado388439
mod_vvisit_counterTodas las visitas30484606

Tu IP: 54.227.48.147

Lunes, 08 de Octubre de 2012 19:09

La región donde no hay estrellas.

Los encuentros interesantes en esta región del norte del continente americano se están empezando a realizar. Hace unos días la periodista se entrevistaba con el famoso “bicilown”, Álvaro Neil, un español de Oviedo que en 2001 renunció a su trabajo en la notaria y decidió cambiar kilómetros por sonrisas. Desde entonces no se ha bajado de su bici dando su particular vuelta por el Mundo.

Domingo, 10 de Marzo de 2013 12:34

La llegada al fin del mundo

Mis primeras impresiones nada mas llegar a la bahía de Ushuaia....que emocionante!!

La aventurera madrileña acaba de llegar a la capital de la Argentina, Buenos Aires.

Jueves, 02 de Agosto de 2012 22:30

Nuevo cambio de neumáticos para Descubierta

 

La pasada semana en la ciudad de Anchorage, la aventurera Alicia Sornosa, procedió a un nuevo cambio de neumáticos. Los usados TKC 80 que han aguantado más de 10.000 km desde el último cambio hasta la vuelta de Inuvik, en el Círculo Polar, la han llevado por una de las pistas más largas del mundo, la Dempster Hy; 1500 kilómetros off road donde los TKC 80 se han comportado perfectamente.

“El neumático trasero no lo he cambiado desde que llegué de Australia, en Melbourne, ha viajado desde Los Ángeles hasta Inuvik, más de 20.000 km”.

Barro, ripio o grava, arena, piedras y polvo para una prueba a fondo donde los TKC 80 han dado lo mejor de ellos, agarre, control de la motocicleta y seguridad para quien la conduce.

“Es una gozada poder contar con estos Continental, no he tenido ningún problema fuera del asfalto, aquí los neumáticos están en su salsa, se nota el agarre pese a la grava y las piedras, no he pinchado y me he divertido como nunca, permiten llevar una velocidad alta si la conducción lo permite, pero lo mejor es que en plena lluvia y con barro, no he notado ni un resbalón” Comentaba la periodista al terminar la pista.

En un taller de la ciudad costera, junto con el viajero Miquel Silvestre, se ha procedido al cambio de neumáticos, esta vez por unos Trail Attack, ideales para la siguiente etapa que la madrileña tiene que cubrir, desde Alaska hasta la costa Este de Norteamérica.

“He preferido montar los Trail Attack ya que el cruce de Canadá va a ser por carretera, estos neumáticos ya los montamos hasta Egipto, en la primera parte del viaje y con ellos también se puede circular por pistas siempre que no entrañen muchas dificultades como una gruesa capa de barro”

Los Trail Attack están pensados para su uso mixto, aunque preferentemente por asfalto.

“Me gusta las sensaciones que transmiten al manillar estos Trail Attack, te permiten notar sobre qué tipo de asfalto estás rodando”

Tras este cambio de neumáticos Alicia Sornosa se dirige a la costa este newyorkina, desde allí volará el día 6 de septiembre para asistir como ponente a las BMW Riders de Formigal, para volver el mismo día 10 y continuar su periplo hacia América del Sur.

 

 

Informacion adicional

  • -
Martes, 19 de Junio de 2012 10:14

Tok (Alaska), 18 de Junio de 2012


La llegada a Alaska.

Informacion adicional

  • -

 

 Hace una semana que la periodista y viajera y su montura, una BMW F 650 GS, llegaron a la Isla de Tasmania, situada a 240 km al sur de Australia. Lo han hecho en un ferry llamado Spirit of Tasmania, el mismo que cogerán para volver a Melbourne y exprimir los últimos días en esta isla continente.

Informacion adicional

  • -

Desde Singapur se dirigió, esta vez por el aire, hasta Perth donde cogió uno de los trenes míticos Australianos, el Indian Pacific, entre Perth y Melbourne, aunque la viajera se apeó en Adelaida, recorriendo los 2.780 kilómetros que hay entre esas dos ciudades. Tras pasar la primera semana en esta ciudad del Oeste de Australia, visitar un parque natural con sus canguros y participar en el día de Australia, se dirigió a Melbourne.

Informacion adicional

  • - La periodista y ahora viajera Alicia Sornosa*, ha llegado a Sydney tras su aventura por el note de Australia.

Hoy he tenido la suerte de pasar la tarde con un grande de la historia del Motociclismo. Emilio Scotto... Próximamente un careo entre los dos.


Miércoles, 12 de Diciembre de 2012 22:48

Alicia Sornosa: el dia que salí de Cali. (UFF!!)

En el Taller de Nando, apretamos la cadena y endurecimos la precarga de la direccción (ahora no llego casi al suelo, lo que me está dando problemillas).

En la primera gasolinera rellené el tanque y me dispuse a disfrutar de unas largas rectas entre campos de caña y maíz. Precioso, el sol lucía y en mi casco escuchaba a Radio Head. Pero antes de llegar a Popayán comenzaron a suceder cosas. Tal vez por que iba pensando en nada, tal vez por que no escuchaba un abejorro ensordecedor delante, o detrás. Tal vez … la cuestión es que de pronto la carretera estaba cortada, una larga hilera de autobuses uno detrás de otro esperaban pacientes a poder continuar por su carril, parecían elefantes atados de trompa a cola, gigantescos, impasibles, mientras las pequeñas motos como avispas zumbaban entre ellos, avanzando paralelas a la ristra de elefantes esperando su turno. Yo no iba a ser menos avispa, y aunque más bien parezco una abeja cargada de polen, subí la carretera al lado de los gigantes, varios kilómetros de atasco.


De pronto se confunden los que suben con los que bajan y la carretera se colapsa. No queda asfalto para continuar subiendo, pero miro a mi derecha y veo que el arcén de hierba está despejado. Ante la atónita mirada del vendedor de maíz asado, paso y acelero, en un momento estoy 300 metros por delante del tapón. Paro a preguntar qué es lo que está pasando:
” Los indigenas, que se quejan al gobierno han tapado la carretera atravesando unas mulas (camiones) y poniendo piedras para que no pasemos", me comenta un conductor de camión con brakets en los dientes y una divertida sonrisa; ahí nadie está enfadado. Pregunto si tienen razón, si esas tierras que reclaman los indios son de ellos…nadie me contesta con claridad, tienen miedo a decir lo que piensan.

Continúo entre los camiones, vendedores ambulantes que hacen de esta protesta su pequeño día de negocio.
"llevamos aquí desde las siete de la mañana (son las once), y no nos hemos movido aún, te vá a tocar esperar", me dice otro al paso lento de mi Descubierta.
Por fin y tras casi atropellar a unos cuantos despistados por el verde arcén, llego a primera línea donde un policía levanta la mano y me hace la señal de “pare”. Me miran con curiosidad y me preguntan que dónde voy. El enjambre de motos-avispa está deseando salir zumbando. Tras unos minutos, por fin, un policía se sube a otra de las avispas con una luz azul y dice que le sigamos. Comenzamos a subir el puerto esquivando hogueras y piedras, el poli no pasa de 60 km/h, todos estamos impacientes por adelantarle, miro por el retrovisor y los camiones-elefante se acercan poco a poco. Al rato, todos empiezan a adelantar al poli, yo: “donde fueres haz lo que vieres” y le dejo allí hasta que desaparece de mi espejo.

Cuando creo que ya ha terminado todo me encuentro de nuevo en otra “emboscada”: furgonetas blindadas del ejército, unas con una pala a modo de quita-nieves, otras llenas de soldados. Me vuelven a detener y me piden (de no muy buenos modos) que me orille. Yo refunfuño diciendo entre dientes que mi abeja cargada de polen no es tan fácil de mover como las nerviosas avispas. grrrr. Me echo a un lado y veo como trabaja la pala quita-nieves que se ha convertido en pala quita-piedras gigantes. Al rato, volvemos a salir. A los pocos metros, otro obstáculo más. Esta vez es un enorme trailer con las ruedas, las doce, pinchadas, entre un hueco y otro, consigo que con la ayuda de un policía, que mi moto pase sin atascarse. Le pregunto que si hay más barricadas, me dice que ésta era la última; al preguntar de nuevo por el tema estrella “las tierras que reclaman los indígenas” obtengo una sonrisa por respuesta.


Entre hogueras, piedras sueltas y barro seco continúo subiendo el puerto. Las casas de colores, los gallos y gallinas en el arcén, los campos de cultivo en escalera, el verde y las palemras me recuerdan a los puertos etíopes. De pronto un cartel que avisa que el firme no es muy firme, me pone en alerta, toca hacer off road, cada 300 metros el asfalto desaparece durante otros tantos metros. Otros, hay escalones invisibles que me hacen cerrar la boca de golpe, otros son agujeros profundos como pozos. Así, entretenida voy haciendo kilómetros.

Llego a Popayan y le digo a mi fiel GPS que me lleve a ver la catedral, pero está tan despistado como yo y me mete por un barrio humilde, con callejuelas con “topes” que cada vez que paso sobre ellos y oigo el “clon” del guarda-cárter me da una rabia.. Al final, una calle que según GPS tiene salida, está cortada. Tengo que dar la vuelta, aprovecho una rampa de azulejos y…plas! al suelo. Ahora con la suspensión más dura va muy bien, pero no llego al suelo y si hay una inclinación del suelo… Pido ayuda a unos muchachos que no me hacen ni caso y un señor de una casa, en calzoncillos, sale para ayudarme. Me dice que me vaya de ahí, que me pueden robar (ja! a quien se lleve mi moto sin caerse, le doy un premio, pienso descarada para mis adentros). He perdido mucho tiempo, ya no veo la catedral y me voy rumbo a Pasto.
Tras subir y bajar otros pequeños puertos llego a un peaje, Lo bueno de Colombia es que las motos no paga; lo malo, es que hay que pasar por un estrecho pasillo entre muretes. Ya lo veía yo viendo desde hace unos días y como hoy tengo el día tonto que echo de menos al abejorro veloz que me acompaña, voy escuchando a Rafio Head y estoy en fase de “tal vez”, pues me despisto y una de las maletas golpea a mi paso contra el muro , me atasco y se me cae la moto hacia la derecha. La pierna se queda atrapada, pero no mucho, gracias a mis maletas de SW-Motech que me montó 2TMoto, el hueco es suficiente para que no me aplaste. Pido ayuda a los de la garita del peaje que hacen caso omiso. Al final viene un chico hablando por el móvil, tranquilamente.
  Oye, le digo, que tengo la pierna aplastada, ayuda hombre!;   deja el móvil.
El viene tranquilo, cuelga, sonrie y me ayuda a desencajar la moto a la vez que me dice:
"despasio, que ahí se puede volver a dar usté".
Pues nada, continúo camino y veo como en una hora no queda sol. Me paran los militares tras una hora de curvas. Parece que por fin llegan las rectas, estoy en un llano, pero esto está alto (lo sé por los árboles).
-"De donde viene usté?
_De España_
_Cuánto tiempo lleva en la moto?
_Un año y dos meses_
_¿Va sola? He visto otras motos como ésta pero siempre varias juntas, nunca una mujer sola ... ¿No tiene miedo?
_Si, voy sola, no, no tengo miedo, ¿No están ustedes para protegerme en el camino? pues eso, de miedo nada.
El militar satisfecho por el cumplido me deja ir, no quiero que se me haga de noche, pero va a ser inevitable.
Y de nuevo comienzo a subir un puerto, la noche se abalanza unos minutos antes sobre el paisaje gracias a unas nubes negras que comienzan a descargar. Menos mal que llevo el traje de agua encima, que ya me lo imaginaba yo esto. Sigo escuchando a Radio Head (debo llevar mil veces escuchado este LP) sigo pensando en el abejorro que no aparece por ningún lado ya. Sigo con mis tal vez en la cabeza.
Subo, bajo, subo y bajo, curva cerrada a la derecha, a la izquierda, curva tipo rotonda, curva de tercera amplia…voy mirando el GPS que de ponto le dá por apagarse y encenderse solo. Mi media es de 40 km/h, adelanto a los camiones que durante unos segundos alumbran mi camino, está todo muy oscuro, presiento las enormes piedras que flanquean el camino. Veo unas luciérnagas ¿rojas?, no; son los ojos de un perro que pasa silbando a mi lado, ufff, no veo un pimiento y si voy más despacio, me caeré por falta de velocidad…aún me quedan 75 km de curvas, esto es inacabable.
Pero todo se puede complicar más, mucho más. Entro dentro de una nube. Lo que me faltaba, niebla.
Me pongo de pie y así veo mejor, curva, camión, curva, negrura y más curva. Algunas tienen pintada la linea amarilla en medio de la calzada, la cual sigo como un topo. Otras nada. A veces los camiones me alumbran, otras me deslumbran. La niebla me hace ser un topo (esto ya lo era antes) pero con cataratas. Así que yo, el topo con cataratas subida en una abeja con las patas llenas de polen, avanzamos lentamente hasta que por arte de magia, salimos de la nube. Una vez en tierra firme y ayudada por el reflejo en el suelo empapado de mi luz y de las reflectantes señales veo Pasto, al fondo, lleno de luces en una ladera al lado del volcán que aún está activo.
Pregunto la dirección a la que voy y el mensajero (que se saben todas las calles) se ofrece a que le siga. En unos minutos estoy delante de la casa de las personas que me acogen hoy.Ttengo que subir la moto a la rampa y ... pataplás, otra vez en el suelo, jajaja, han sido tres, hoy tres…pero creo que o me crecen las piernas, o esto es el comienzo de una nueva costumbre en mi: besar el suelo allá donde voy.

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Página 1 de 10
Me gusta esto

Pruebas en CPB