• NUEVAS VERSIONES GO2 EN EL SEAT IBIZA, MÁS EQUIPADO Y ACCESIBLE QUE NUNCA


    Publish In: Seat
  •  _Abarth Rally Cup: abiertas las inscripciones para la copa 2021

    _Abarth Rally Cup: abiertas las inscripciones para la copa 2021


    Publish In: Competición
  • FILIP JENIC PARTICIPARÁ EN EL CAMPEONATO DE F4 ESPAÑA CON TEO MARTÍN MOTORSPORT


    Publish In: Competición
  • Nuevo Agility City 50, de bajísimas emisiones y por solo 2.099 € hasta el 31 de marzo

    Nuevo Agility City 50, de bajísimas emisiones y por solo 2.099 € hasta el 31 de marzo


    Publish In: Actualidad
  • Nuevo Agility City 50, de bajísimas emisiones y por solo 2.099 € hasta el 31 de marzo

    Nuevo Agility City 50, de bajísimas emisiones y por solo 2.099 € hasta el 31 de marzo


    Publish In: Actualidad
  • Rally Montecarlo 2021 a bordo con EVANS al volante


    Publish In: Competición
  • EL VOITURETTE A SE CONVIERTE EN UN CARRUAJE AUTÓNOMO

    EL VOITURETTE A SE CONVIERTE EN UN CARRUAJE AUTÓNOMO


    Publish In: Skoda
  • Lexus presenta la nueva gama ES 300h 2021

    Lexus presenta la nueva gama ES 300h 2021


    Publish In: Lexus
  • Texaco Fuels and Lubricants lanza tres nuevos aceites para motor

    Texaco Fuels and Lubricants lanza tres nuevos aceites para motor


    Publish In: Actualidad
  • Hyundai Motor Group presenta TIGER, prototipo de vehículo de máxima movilidad sin tripulación

    Hyundai Motor Group presenta TIGER, prototipo de vehículo de máxima movilidad sin tripulación


    Publish In: Hyundai
  • ¿CÓMO COMPONE UNA ESTRELLA DEL JAZZ LA BANDA SONORA DE UN COCHE?


    Publish In: Seat
  • Programa Motorízate TURBO

    Programa Motorízate TURBO


    Publish In: Turbo TV
  • YA ESTÁ DISPONIBLE EL NUEVO CUPRA FORMENTOR VZ E-HYBRID CON ETIQUETA ‘CERO’


    Publish In: Seat
  • NIGHT VISION, UNA TECNOLOGÍA QUE SALVA VIDAS


    Publish In: Citroen
  • Hankook y FFF Racing en Nurburgring


    Publish In: Competición
  • AUDI RS 3 LMS: EL NUEVO VEHÍCULO DE COMPETICIÓN PARA EL TCR


    Publish In: Audi
  • Katsuta on board, Montecarlo 2021


    Publish In: Competición
  • Ogier contra Neuville en el Montecarlo 2021


    Publish In: Competición
  • Programa Motorizate-TURBO

    Programa Motorizate-TURBO


    Publish In: Turbo TV
  • Valeo - Objetivos de neutralidad de carbono

    Valeo - Objetivos de neutralidad de carbono


    Publish In: Actualidad
Lunes, 16 de Abril de 2012 11:19

Video de Alicia Sornosa desde Tasmania

Pues si ya habéis leido lo que Alicia nos escribia desde su salida hacia Tasmania, éste es el video que grababa desde allí.

Informacion adicional

  • -

¡¡Me han robado!!!

¡Me habían robado!, llegué agotada a la gasolinera y eso que solo llevaba dos horas conduciendo, pero dos horas luchando contra el vendaval: la moto de lado, yo medio fuera y cada vez que me adelantaba o pasaba en contradirección un camión de estos con sus 10 ruedas, la moto me daba banzazos hasta estabilizarse, ¡que cansancio! Pero tenía que llegar a Colac al menos, es la mitad del camino de los 500 km hasta Melbourne. Lo único bueno, volví a pensar, es que no llueve como ayer.

Martes, 29 de Enero de 2013 09:14

ALICIA SORNOSA: De Chile a Argentina en zig-zag

Por fin la aventurera se pone en marcha tras la caÌda sufrida hace diez dÌas en una bancada de arena del desierto de Atacama. Aún con el pie izquierdo hinchado, Alicia se puso las botas de montar y salió rumbo al sur. El primer tramo acompañada de otros españoles “Van dos en Moto” que viajan desde Lima a Ushuaia en sendas Yamahas Tenerés, con ellos y su amigo Andrés Pérez (Guía de motos en estos dos países) como asistencia, cruzaron el por el paso de Jama, pasando de estar de 37 grados  a 1,5 grados y nevando en dos horas.
“De pronto se veía todo blanco, pensé que era la sal que llegaba hasta aquí, pero el frío nos advirtió de que era nieve. Luego niebla, viento y un descenso rápido de temperatura nos pusieron alerta. Además había un 4x4 que había dado dos vueltas de campana y fuimos a socorrerlos”

Tras el paso de Jama y la frontera con Argentina, nos dirigimos hacia el este para tomar la mítica Ruta 40. Aunque esta ruta está ya en su mayorÌa asfaltada, las fuertes tormentas hicieron que los ríos se desbordaran, teniendo que vadearlos a su encuentro. La viajera ha disfrutado de las pistas de off road que aún ofrece esta carretera.  Más adelante en Salta, los viajeros se separaron ya que Alicia necesita reposo cada poco tiempo por la lesón en su  pie.

“De llevarlo todo el día hacia abajo, se me hincha más y necesito parar en algún lugar para descansar, por otra parte, esto me está dando la oportunidad de conocer bonitos pueblos y la amabilidad de las gentes argentinas”

Hoy retoma rumbo al sur, para pasar por la capital de Chile, Santiago, previo paso por uno de los puertos más espectaculares, el de Aguas Negras, si los derrumbes por las lluvias no han tapado la carretera.

Más información: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Tno. +34 629212019
Visita su web: www.aliciasornosa.com
Síguela en twitter: @aliciasornosa  
Síguela en Instagram: aliciasr   

Jueves, 02 de Agosto de 2012 22:30

Nuevo cambio de neumáticos para Descubierta

 

La pasada semana en la ciudad de Anchorage, la aventurera Alicia Sornosa, procedió a un nuevo cambio de neumáticos. Los usados TKC 80 que han aguantado más de 10.000 km desde el último cambio hasta la vuelta de Inuvik, en el Círculo Polar, la han llevado por una de las pistas más largas del mundo, la Dempster Hy; 1500 kilómetros off road donde los TKC 80 se han comportado perfectamente.

“El neumático trasero no lo he cambiado desde que llegué de Australia, en Melbourne, ha viajado desde Los Ángeles hasta Inuvik, más de 20.000 km”.

Barro, ripio o grava, arena, piedras y polvo para una prueba a fondo donde los TKC 80 han dado lo mejor de ellos, agarre, control de la motocicleta y seguridad para quien la conduce.

“Es una gozada poder contar con estos Continental, no he tenido ningún problema fuera del asfalto, aquí los neumáticos están en su salsa, se nota el agarre pese a la grava y las piedras, no he pinchado y me he divertido como nunca, permiten llevar una velocidad alta si la conducción lo permite, pero lo mejor es que en plena lluvia y con barro, no he notado ni un resbalón” Comentaba la periodista al terminar la pista.

En un taller de la ciudad costera, junto con el viajero Miquel Silvestre, se ha procedido al cambio de neumáticos, esta vez por unos Trail Attack, ideales para la siguiente etapa que la madrileña tiene que cubrir, desde Alaska hasta la costa Este de Norteamérica.

“He preferido montar los Trail Attack ya que el cruce de Canadá va a ser por carretera, estos neumáticos ya los montamos hasta Egipto, en la primera parte del viaje y con ellos también se puede circular por pistas siempre que no entrañen muchas dificultades como una gruesa capa de barro”

Los Trail Attack están pensados para su uso mixto, aunque preferentemente por asfalto.

“Me gusta las sensaciones que transmiten al manillar estos Trail Attack, te permiten notar sobre qué tipo de asfalto estás rodando”

Tras este cambio de neumáticos Alicia Sornosa se dirige a la costa este newyorkina, desde allí volará el día 6 de septiembre para asistir como ponente a las BMW Riders de Formigal, para volver el mismo día 10 y continuar su periplo hacia América del Sur.

 

 

Informacion adicional

  • -
Viernes, 28 de Marzo de 2014 10:55

Éxito en la Sociedad Geográfica Española

Bajo el nombre “Encuentros de Exploración y Aventura” el pasado miércoles 27, Sornosa estrenó un ciclo sobre viajes en la Sociedad Geográfica Española.

Viernes, 25 de Mayo de 2012 19:36

El otro color del oeste americano

De Arizona a ...

Llevo viajando desde septiembre de 2011 y me han pasado muchas cosas.
Algunas he sabido expresarlas con letras, mediante golpecitos de los dedos sobre el teclado, otras veces no he sido capaz y algunas no quería contar lo que realmente pasaba…cosas de cada uno.

Mi periplo por EEUU ha terminado por ahora. He llegado a Canadá y espero pacientemente un cambio de mis Continental TKC 80, que ya están gastadas. Mientras tanto, pienso en las últimas personas que conocí. Pienso en la parte del viaje de en el Grand Canyon.

Hacia la reserva India

Llegar hasta una reserva india en Colorado no es fácil, quiero decir que no es sencillo hacerlo en moto. Desde las Vegas puedes coger un helicóptero, que por menos de 120 dólares te lleva volando, te pasea por el aire entre las gigantes paredes del cañón y te devuelve a tu hotel en la ciudad de las luces de colores y los falsos edificios.

De pie se ven mejor los baches

Como digo, no es fácil llegar hasta esta parte del Cañón con la moto. La cosa empieza bien, un bonito paseo por carreteras de tercera, en una aburrida, firme y previsible línea recta. La montaña de piedra está al fondo, todo el rato. Parece que se aleja en vez de acercarse. Es un raro efecto óptico. De pronto un cruce, un cartel…llevaba más de tres kilómetros, según mi navegador, circulando por la nada. Veo el cartel, me hago la foto de rigor y… ¡desaparece el asfalto!

En la puerta del Grand Canyon

Es divertido, de pronto estoy de nuevo en África o mejor, en India. El montón de gravilla y tierra se acumula en finas bandas a ambos lados del trazado. Me pongo de pie sobre las estriberas y procuro no meterme entre estas suaves líneas donde las piedrecitas escasean. No me apetece caer al suelo pero la rueda de detrás patina mucho y eso que este es el lado “limpio”.
_Esto es una tontería, pienso, mira que si me caigo aquí en medio de este camino sin asfaltar_

Continúo, quedan unas 20 millas para llegar a la reserva, la cosa promete. Subidas, bajadas y curvas reviradas en una pista ancha, pero llena de la maldita gravilla. Comienzan a adelantarme unos coches, me dejan una bonita nube de polvo, no veo ni torta. Ahora entiendo no ver ninguna moto más en el camino, con una Harley ir por aquí es imposible.

EL Grand Canyon

Tras 30 minutos largos de pista, llego al asfalto. Al fondo veo un guardia, antes de llegar a él, leo un cartel:
“no alcohol, no armas” (Glup)
Paso la primera barrera con un nuevo asfalto bajo mis ruedas. Me indican donde aparcar en una enorme esplanada de asfalto, rodeado de helicópteros que despegan y aterrizan constantemente. Al fondo una gran carpa blanca. Esto me empieza a no gustar.

Indio de la reserva

Me indican que tengo que pasar por el “centro de visitantes”, toma ya, esto es USA. El centro dispone de restaurante, tiendas y unos enormes mostradores para sacar el ticket. Dependiendo de la modalidad de tu recorrido pagas desde 47 a 180 dólares, elijo el más barato y me suben a un autobús, “nonono”, esto no lo tenía yo pensado así.

El río Colorado

El bus hace tres paradas. En la primera ves “el águila” que si, lo ves y “el perro dormido” que no, no lo ves (y mira que yo he jugado a ver cosas con las nubes). En la segunda puedes pagar más para pasear sobre una terraza suspendida en el aire con el suelo de cristal, pero no puedes entrar ni con el móvil, por lo que te hacen ellos la foto que tú luego incauto bolsillo andante, pagas.
Increíble el paisaje, el Cañón, el río y las terracitas con papeo que ofrecen al turista. En la tercera parada, un precioso meandro con unas vistas increíbles, donde da más vértigo asomarse de todo el recorrido. En esos moentos te das cuenta de cómo debió ser esto. Por el río, como hormigas, se ven unas canoas (eso si me gusta).

Helicóptero de la TV

De pronto nos echan de allí, dos vigilantes nos piden que abandonemos el lugar, vienen unos de TV a grabar un spot, con helicóptero, cámaras, vestuario… Subo al autobús, por cierto, todos me miran raro desde que llegué a este lugar. Por fin averiguo de qué es: mis pantalones de la moto. Me lo preguntan unos chinos, luego el vigilante del parking de autobuses, ¿se extrañan al no verme en vaqueros?.. jajaja, creando tendencia en los “yueseis”. Tras las risitas con los chinos, me pongo a pensar. Recuperar los 47 dólares puede estar bien…
De vuelta al centro de visitantes me paso por las cajas. Me voy a quejar de no poder pasar le tiempo que necesitaba para ver la última visita, la del meandro. Me devuelven el dinero (sin las tasas, eso si) para estas cosas me encanta EEUU.

En la pista saliendo de la reserva india

Cojo mi moto y vuelta a tragar polvo, ahora me adelantan varios gigantescos 4×4 pick-up y un autobús. Tengo que parar hasta que baje la nube de polvo, no veo nada. Cuando estoy más concentrada en mi conducción, oigo un coche que se pone al lado y grita:
_ ¿Españolaaa?_ tan solo puedo asistir con la cabeza.
Es un grupo de amigos que me esperan a la salida de la pista. Van con un 4×4 y dos Harleys que han dejado allí. Me uno al grupo. Antonio, que viene conmigo, también. Decidimos ir a tomar unas cañas, pero es imposible no hay alcohol en este pueblo. Al día siguiente salgo con ellos para hacer la Ruta 66.

Aaliendo de Colorado, Nevada

Antonio es un buen amigo, nos conocemos desde hace años y hemos coincidido en EEUU, ha tenido el detalle de acercarse hasta donde yo estaba y hacerme unas cuantas fotos por el camino. El grupo de gente que he conocido me acompañan por un tramo de la Ruta 66 son geniales, andaluces, un mallorquín y un suizo afincado en España. Charlamos del viaje, de su encuentro, de trabajo… Y me dejan con la boca abierta. Se ofrecen para echarme una mano en el viaje de vuelta a EEUU, cuando regrese de Alaska.

Grupo de amigos españoles en plena Ruta 66

Estas cosas son las que me hacen ver que la gente es buena, que las personas estamos siempre dispuestas a ayudar, que no nos importa mojarnos en las cosas que nos dan vida, en lo que nos gusta…y que ayudar a cumplir sueños es casi como cumplirlos nosotros mismos. Pero toda la buena compañía se acaba marchando y así sucedió.
De pronto estábamos mi amiga sombra y yo de nuevo en la carretera.

Monument Valley

Llegar al Valle Monumental o Monument Valley, te vuelve a dejar con la boca abierta (menos mal que en esta época no hay moscas). Es increíble lo que la naturaleza ha formado durante miles de años, creo que no somos conscientes encerrados en nuestras ciudades, de lo que tenemos alrededor. Tras rectas interminables me adentro entre las enormes rocas esculpidas por Eolo.

No me extraña que los indios Apaches creyeran que este lugar es sagrado, lo es. Pero mi primera mala noticia llega enseguida, aparco en el hotel y me dicen que no se vende ni bebe alcohol en todo el valle. Adiós a mis cervecillas nocturnas. Al día siguiente decido hacerme unos buenos 500 km, mínimo de camino, tengo que cruzar tierras desérticas y puebluchos olvidados. Aquí sufro el primer susto gordo desde que estoy viajando sola.

Otro paisaje de Monument

Me encuentro en una recta en medio de la nada. Nada a la derecha, nada a la izquierda, solo polvo tierra y alguna piedra medio pulverizada por los cambios de temperatura, el calor y el viento. Voy sentada, escuchando música por el comunicador de mi casco de BMW. De vez en cuando me pasa algún camión gigante, un todo terreno gigante o un coche gigante. Aquí, todo es grande. El viento comienza a soplar y noto como la moto reduce su potencia, creo que es del viento. Reduzco el puño, acelero y cuando llego a 3.000 r.p,m un nuevo tirón, esto no es del viento. Repito la operación controlando la aguja de las revoluciones, efectivamente, a tres mil la moto se “ahoga”. Paro en el arcén. Apago el motor. Arranco y en punto muerto acelero. No pasa nada, todo bien. Monto y salgo. cuando paso a tercera, sucede de nuevo, el tirón y la pérdida de potencia. Me empiezo a acojonar, no es muy pronto y hace un buen rato que no pasa ni el Tato. Paro, huelo, reviso todos los cables con la linterna, compruebo que no haya nada suelto. Abro el depósito, muevo la moto, tengo gasolina. La muevo un poco más. Arranco y subo. Todo OK. Uff…

En ese momento medio para un coche, me pregunta si todo OK con un movimiento de la mano, le digo que si, me adelanta, lleva una moto en el remolque. Benditas dos ruedas!
La cuestión es que pensando me doy cuanta de la cagada del día anterior. Aquí los boquereles de la gasolina son negros, el diesel verde, al revés que en Europa. Cogí el verde y derramé unas gotas en el depósito antes de darme cuenta de que era gasoil. Bueno, ya pasó. Me acababa de dar cuenta lo que supone realmente ir sola, estar sin nadie, sin cobertura, sin …

Adiós Monument Valley

Despierto temprano, quiero llegar a Yellowston Park. Hace mucho frío y no tengo la ropa adecuada, hasta 13 grados resisto bien, pero luego…empiezo a tiritar. El parque está más lejos de lo que creía. Las montañas llenas de nieve. La temperatura baja. Llego a una carreterilla de acceso al parque, están en obras, no abrirán el paso hasta dentro de dos horas…decido irme. Lo puedo ver a la vuelta…o será un lugar para visitar después del viaje. Muchas veces hay que sacrificar lo que queremos ver si la premura es el llegar.

Una Menina de Piedra

Paro a repostar y miro un mapa, quiero llegar a Spanish Fork, un pueblecillo entre las blancas montañas y al lado de un río. El nombre del pueblo “tenedor español” me hace gracia, está en la parte alta de un valle rodeado de cumbres blancas con un río de fuerte corriente y agua clara. Llego casi cuando cae el sol. No me gusta conducir de noche. Estoy cansada, ceno, bebo y me voy a dormir. Al día siguiente el sol brilla, ¡menos mal! me queda Oregón con sus campos y vacas y un paso de montaña, quiero dormir esta vez en Seattle.

En la carretera, foto realizada con la cámara MIDLAND

Cuando vuelvo a parar para reportar un señor en una Harley se pone a hablar conmigo, no le entiendo muy bien, pero decidimos ir juntos hasta la ciudad. Antes de elegir un hotelillo le hago una seña para parar y echar gasolina, viene conmigo, me dice algo que no entiendo pero que comprendo, me está preguntando si busco un hotel. Con él. Si claro, sin problema, le explico que de presupuesto tengo 50 dólares con desayuno. Le sigo hasta uno de los mil hoteles de carretera y se dirige a la recepción. Habla con la chica y le da dos llaves. Me giro y pregunto por mi habitación. Él me mira raro…en ese momento lo entiendo todo, joder! que yo no voy a dormir en la habitación con un señor que no conozco por muy motorista y dando la vuelta al mundo sin un duro que esté!.

EL harlysta y la bemeuvista

Declino su invitación, me pongo a preguntar por la mía y me dice que si cenamos juntos. En treinta minutos abajo, le digo. Se queda mirando, me dan una habitación al lado de la suya. No me gusta, cuando estoy a punto de entrar en el ascensor, hago un giro rápido de caderas y le dejo allí plantado, en el ascensor. Pido que me cambian de piso, él vuelve a salir del ascensor, joder que persecución, me pilla cambiando de habitación, eludo a la señal del internet que en la planta 1 es mejor que en la 3 y me deja en paz.

Carteles de casco requerido, disparada con mi cámara MIDLAND

Cuando bajo a recepción han cerrado el bar. Le indico que vayamos andando a algún lugar a cenar y me suelta que al Jonh in a Box, que es como un burguer, vamos, pillamos papeo (menos de 5 dólares la ensalada, debe ser radioactivo todo) y me vuelve a decir que si comemos en la habitación. Y dale. No, comemos en la recepción y luego cada mochuelo a su olivo. Me pregunta por la ruta de mañana y le digo que prefiero viajar sola. No se que ha pasado, ¿cuando metí la pata para que este señor creyera que iba a compartir habitación?? En fin.

Encuentros..

Salgo hacia la frontera, no me queda nada para llegar a Canadá, la emoción de pasar una aduana se va haciendo grande… Antes, decido parar a hacer una foto en un lugar que he visto un bonito cartel. En ese momento pasan dos motos y un Spyder. Paran al verme y me saludan. Me dicen que si me acuerdo de ellos, la verdad es que no. Pero decidimos ir a tomar un café, por el camino me estrujo el cerebro, pienso y traduzco cada una de las palabras que me han dicho cuando nos hemos visto.

Al rato caigo. Son la familia que compraron una moto en Los Angeles a Nick, el fotógrafo que me acogió. Son de Seattle, es verdad y de pura suerte, me los he encontrado. Nos reímos al solecito en una bonita terraza, hablo con las dos mujeres del Spyder y tras una hora larga, nos ponemos en marcha. ¡Que bueno encontrarse con gente así!!

En la frontera EEUU-CANADA

Estoy a unos metros de la frontera. Los coches y yo, hacemos largas filas para pasar entre las garitas. Cuando me toca me preguntan por las cámaras, ¿Estás grabando? No, miento. Miran mi pasaporte, la matrícula de la moto y me hacen las preguntas de rigor. Ya está. estoy en tierra Canadiense, ha sido mucho más fácil de lo que pensé.


Informacion adicional

  • -
Lunes, 05 de Noviembre de 2012 19:04

De Florida a Monterrey y un paso de frontera

- “En la  frontera ten cuidado, pasan los colgados de tres en tres”

- Colgados? de qué, de alguna droga, de alcohol o que están locos..

-Colgados de una cuerda, mujer.

-glup!

Este es un trozo de una de las conversaciones que tuve acerca de la frontera de Laredo, la de Tijuana o la que sea de México, pero yo tenía que pasar…

 

Jardines del edificio del Museo Dalí en S. Petesburg

Salí destino S. Petesburg una localidad de Tampa famosa por muchas cosas, pero sobretodo por el Museo Dalí que allí se encuentra. Es el segundo en el mundo y dispone de una colección de cuadros, joyas y esculturas del artista que dejarían con la boca abierta al más pintado (sobretodo las joyas, increíbles). Llegué al pueblecito y me aloje en un modesto hotel con una cafetería y restaurante debajo, se leía “Tapas y Ceviche”, pues que rico, allá voy.

Cené entre americanos una ensaladilla rusa y una Estrella, como en casa, me dije, en tres días estoy en México. Con la ensaladilla, riquísima me pusieron pan con grema de aceitunas negras que devoré. El pan era pan, no de molde ni bollo y la crema de aceitunas sabía a eso, a aceituna. Todo una delicia para mi paladar harto ya de comida basura.

Antes de meterme en la cama oigo unas sirenas en la parte de abajo, me asomo y veo no una sino dos ambulancias en la puerta del hotel, pero me harto de mirar sin que nada suceda, me tumbo en la cama y me dejo llevar por Morfeo. A las 6 pego un salto y me tomo un deli-malo (cuando no queda otra y te acostumbras al café aguado, el que me hago en la habitación con medio vaso de agua es el que mejor me sabe), hoy voy a visitar el Museo Dalí, que emoción, además voy a intentar colarme que hace mucho que no delinco.

Llego al Museo y mi gozo en un pozo, tengo que pagar 5 $ para dejar la moto en el parking, insisto en que mi moto tiene dos ruedas y ocupa la mitad, pero no hay manera, el señor bajo la sombrilla  y con su mesita delante no da su brazo a torcer. A cambio, meto la moto en la acera y la fotografío con el museo de fondo un buen rato. Llego a la recepción del edicicio, está lleno de niños que alborotan encantados por pasar un día fuera de clase, sea al museo de Dalí o a un Zoo, (que energía a estas horas !).

Me acerco a la mujer de la bonita recepción y le digo que soy española, de Figueras y además, periodista, que si me hace un descuento. Ah! que mire mi nombre en Google, que algo le saldrá. Me dice algo muy rápido en inglés que no entiendo y replico que puedo darle el carnet de prensa, pero que he de ir a la moto. Me pide que extienda el brazo, lo hago con cautela y me cuelga de la muñeca una pulsera de tela, voilá, ya tengo el pase. Y gratis! y sin enseñar nada! Me estoy más de dos horas contemplando cuadros y esquivado niños.

Las calles de Nueva Orleans. Qué bonitooo!  pienso cuando entro en la ciudad pequeña, la zona antigua y céntrica. Casas con bonitos balcones, todo pintado de colores, bares, bares, cabaret, bar. hotel, bar y cabaret. Vaya, en Nueva Orleans se lo pasan bomba. Giro a la izquierda para coger la calle principal y veo dos BMW 1200 GS, me acerco y me presento en inglés. Me contestan en inglés pero ese acento…son dos mejicanos de unos 60 años que vienen de Alaska. Nos ponemos a charlar, damos una vuelta por la ciudad y nos vamos juntos a pasar la noche. Que bien, compañía.

 

En N. Orleans, con los amigos mexicanos

La siguiente noche la paso en Victoria, un pueblo pequeño pero de paso, lleno de camioneros y hotelucos. Me meto en uno de ellos, es de noche, he llagado tarde y solo hay abierto un MacShit (si, siempre lo nombro, es omnipresente en este país). Me como un plátano y una manzana que guardo en mi top case. A dormir, mañana toca pasar la frontera, lo haré por Laredo, que me pilla mejor, aunque mi plan original era hacerlo por La Baja California, pero como puedo cambiar mis planes, lo he hecho.

Llego a eso de las 11 a la frontera, ayer y antes de ayer y cada vez que hablo de este paso, la gente se pone nerviosa.  Me dicen cosas horribles, que si hay tiroteos, navajazos, asesinatos y no se que más. Debe ser peor que la de Etiopía con Kenia, o la de Egipto y Sudán, no sé…   los kilómetros me los voy tragando a base de rectas entre el desierto de cactus. Puertas de ranchos auténticos, con sus ruedas de carro a los lados. Una culebrilla allí, un cuervo allá, un coche de policía que vigila si algún ilegal osa tras recorrer no-se-cuantos kilómetros de este inmundo desierto intenta colarse en el país de las oportunidades. Pienso que hay que estar muy desesperado para meterse en una de esas, cruzar un desierto, o un estrecho, o un mar… el valor se saca de donde no hay futuro, está claro.

 

Camino a Laredo. Cámara Midland.

El paso por Laredo es sencillo, paso una frontera que ni me miran, paso a tierra de nadie donde nadie me mira y no hay nadie, paso otras garitas donde tampoco me miran. Hombre! esto ya es el colmo, ¿no me van ni a sellar el pasaporte? Paso un peaje de un puente, me piden un dólar y medio, no tengo. Pesos, tampoco. No puedo pagar con Visa (mira, un poco de emoción a la frontera del terror) pues nada, me dicen que a la próxima pago.

-Señora, no voy a volver por aquí nunca más, muchas gracias por su comprensión, buen día.

Nada, que esto es demasiado fácil. Decido preguntar a unos polis armados hasta el pelo y encapuchados, alucinan cuando me detengo frente a ellos:

_Hola, buenos días, ¿dónde sellan los pasaportes?

_Tiene que seguir usted esta carretera;  ¿de donde viene?

_mmmmmm…de Madrid!……de España….de Miami (mi voz cada vez más alta)

_¿Qué lleva ahí? señala mi sobredepósito de Bag-Conection modelo Enduro.

Lo abro y señalo la cámara de fotos.

_Continúe.

 

Botero en Monterrey

Y continúo y llego a un pueblo, Nuevo Laredo. Pregunto en sus calles donde tengo que hacer la importación del vehículo, donde puedo comprar una tarjeta de teléfono. Me orientan y llego. Hago los papeles en tres minutos, dejo unos 300 euros de fianza que me devolverán al salir del país y me largo a Monterrey. Cuando llego tras dos horas de cruzar otro abrasador desierto de cactus, mi BMW empieza a dar tirones, de nuevo está casi en reserva y esa sensación de que se puede parar no me gusta nada. La ciudad está que hierve de coches y gente haciendo su vida, no veo nada extraño, el ambiente es parecido a India, no, a Africa, no, a …tirón. Y otro y otro… veo una gasolinera, lleno y el tirón desaparece, esto lo tengo que arreglar o me las veré en un momento malo en cualquier lugar. Veo un motel y entro, hay una garita de federales y una barrera. Tras unas preguntas, entro, pago y me echo a dormir.

Al día siguiente me reciben en el Tec, pero tengo que arreglar mi BMW. Gracias a Roberto, un gentil hombre dejo a Descubierta en la BMW de allí. Además les ofrezco mi trabajo. Explico (por fin en mi lengua) lo que le viene pasando desde que abandoné California allá por abril, entendido. Les pido que limpien el depósito, lo harán. Que bien.

 

Alicia y Descubierta en el Tec

Ricardo me recibe en el Tec, me ayuda con la entrevista al catedrático de arquitectura (estos y otros trabajos los podéis ver en Twenergy.com) y hacemos buenas migas, nos tomamos unas cervezas y me facilita una tarifa muy especial en el Marriott de S. Jerónimo que sin duda  os recomiendo por su amabilidad. Otra noche me invitan a cenar, un  amigo de FB, gusanos, huevos de hormiga y saltamontes, realmente rico!

Una buena charla en BMW con fotos y vídeos para acompañar a la presentación de las nuevas F700GS y F800GS, preguntas, fotos, risas….estoy como en mi casa, México me encanta. Pero he de partir, esta vez hacia Guadalajara, aunque me alojan en San Luis Potosí primero, excursiones y una cisita relámpago a DF de la mano de Boxer Motos; unos amigos con una gran revista y un mejor programa de viajes, cultura y motociclismo: Rodando por México, al que por cierto estoy invitada. Genial, esto está siendo genial.

Continuará….

Miércoles, 21 de Marzo de 2012 23:24

Continental vuelve a calzar a Descubierta

                                               

La vuelta al Mundo en BMW

Informacion adicional

  • -
Viernes, 28 de Septiembre de 2012 20:52

Alicia Sornosa ya ha pasado por New York

Por fin!!!!
Al que no le importe, que se haga suscriptor, que lo necesito, simplemente os llegará un aviso cuando cuelgue los vídeos... es por un tema de patrocinios...a partir de 1000, cuenta.

Gracias por adelantado!.

Aquí:  

http://www.youtube.com/watch?v=qFQsArHriKA&feature=youtu.be

Informacion adicional

  • -
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Página 1 de 16
Me gusta esto